Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis centra la reunión entre el Rey y Núria de Gispert

La presidenta del Parlament, Núria de Gispert, se presentó ayer en el Palacio de la Zarzuela con la intención de manifestarle al rey Juan Carlos que Cataluña se siente incomprendida por el resto de España. Pero la economía tapó el resto de los problemas y el Monarca y De Gispert dedicaron su encuentro a hablar de los efectos de la crisis en Cataluña, según explicó la presidenta del Parlament al salir de la reunión. De Gispert visitó a don Juan Carlos para comunicarle que Artur Mas fue investido el jueves presidente de la Generalitat. El Monarca le transmitió su felicitación para Mas y también para el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, por quien aseguró sentir una gran simpatía.

La nueva presidenta del Parlament salió contenta de la entrevista, que calificó de positiva, cordial y agradable. Durante 25 minutos, aparte de cumplir con el trámite, el Rey le manifestó su deseo de ver pronto el final de la crisis. En especial animó a los políticos, que, según el Monarca, deben ser "capaces de hablar claro a los ciudadanos y de trabajar para que esta crisis desaparezca".

De Gispert destacó el conocimiento que don Juan Carlos tiene de la realidad catalana. El Rey le aseguró que es consciente de "la cantidad de empresas que han tenido que bajar la persiana y de la cantidad de autónomos afectados", y deseó que con el nuevo Gobierno las cosas "vayan bien y a mejor".

Mas deberá esperar al lunes para tomar posesión de su cargo. Tras su investidura, este fin de semana comparte la condición de presidente con José Montilla. Ambos asistirán hoy al tradicional homenaje a Francesc Macià: Mas lo hará en calidad de presidente electo, y Montilla, como presidente en funciones.

Ayer Mas dio una entrevista en TV-3 en la que habló de su papel en la política española. "Dios no quiera que el PP saque la mayoría absoluta. No sería bueno para Cataluña", señaló. Asimismo aseguró que se entenderá con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, aunque mantendrá con él una "prudente distancia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de diciembre de 2010