Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Hacia un nuevo Gobierno catalán

Felip Puig disipa sus dudas y acepta ser consejero de Interior

Felip Puig, secretario general adjunto de Convergència, será finalmente consejero de Interior. El nombre de Puig había sonado con fuerza en los últimos días como miembro del futuro Gobierno, pero no fue hasta ayer por la mañana cuando se confirmó su designación. Puig (Barcelona, 1958) fue consejero en los Gobiernos de Pujol (de Medio Ambiente, entre 1999 y 2001, y de Política Territorial, en 2002 y 2003). Hombre fuerte de CDC, que ha estado peinando el territorio estos dos últimos años para allanar la victoria de Convergència, Puig vuelve al Gobierno después de varios días de incógnita. Las quinielas le situaban tanto para seguir dentro del partido como para irse a dirigir el Puerto de Barcelona.

El propio Puig alimentó esta semana el misterio sobre su futuro cuando afirmó que no descartaba renunciar a la política. "Después de 22 años, uno tiene que plantearse cosas", afirmó. Y el propio Mas ayer por la mañana, en una entrevista en TV-3, deslizó muy serio: "Puig está haciendo una larga reflexión personal. Ha sido una persona de máxima importancia. Ha tenido todas las responsabilidades salvo la máxima. Cuando él decida, yo también lo haré". Y Puig, pese a que seguramente le hubiera gustado más la cartera de Política Territorial, aceptó ayer ir a Interior.

Hábil negociador, Mas encomendó a Felip Puig, ingeniero de profesión, que asumiera tanto las conversaciones para constituir la Mesa del Parlament como, sobre todo, los encuentros con el Partit dels Socialistes (PSC), Esquerra (ERC) y el Partido Popular (PP) para lograr la investidura. Todo apunta a que ahora Puig dejará las responsabilidades del partido en favor de Oriol Pujol, actual portavoz parlamentario de Convergència i Unió (CiU).

Tras la marcha de David Madí, Mas se fijó tener tres hombres fuertes para los tres frentes que tiene que cubrir: el Gobierno, el Parlament y el partido. El primer puesto lo ocupará, previsiblemente, Quico Homs como secretario general de la Presidencia, el mismo cargo que ocupó Lluís Prenafeta con Jordi Pujol. "No sé qué cargo ocupará al final pero Homs es uno de mis más próximos y principales colaboradores", le elogió Mas. Otro de sus fieles, Germà Gordo, se apunta como secretario del Gobierno.

En el Parlament, la figura emergente es Oriol Pujol, que ha asumido la presidencia del grupo parlamentario. Todo apunta a que en el consejo nacional del próximo 15 de enero, en el que Madí presentará su renuncia, Oriol Pujol relevará a Felip Puig como secretario general adjunto, precisamente el puesto que ocupa ahora Puig. "Mas no quiere que ningún miembro del Gobierno tenga un cargo importante en el partido. Prefiere que esa tarea la desempeñe gente que realiza su función en el Parlament", señala una fuente de Convergència. Y se prevé que en el próximo congreso de CDC, que se adelantará al próximo verano, Oriol Pujol pueda ser nombrado secretario general del partido y Mas presidente en sustitución de Jordi Pujol.

La formación del nuevo Gobierno y la recomposición del partido consagran el núcleo duro soberanista, conocido dentro de Convergència como el pinyol. Mas ha elegido de entre este grupo, del que por ejemplo no forma parte Felip Puig, a sus principales colaboradores.

La organización de las próximas elecciones municipales la llevará Lluís Maria Coromines, vicepresidente del Parlament. En el partido también se espera un ascenso en sus órganos de dirección de diputados como Jordi Turull y Josep Rull, éste último también miembro de la mesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de diciembre de 2010