Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vázquez prepara el relevo en la dirección del grupo parlamentario

El líder del PSdeG convoca a la ejecutiva para reafirmar las incompatibilidades

Dos días después de que parte de la ejecutiva del PSdeG le discutiese el régimen de incompatibilidades interno, que obliga a dimitir a los diputados autonómicos que vayan en las listas de las próximas municipales, Pachi Vázquez pasó a la acción. Llegó al Parlamento a primera hora, se encerró en su despacho y comenzó a citar a diputados socialistas, a los que pidió apoyo para el inminente relevo de la dirección del grupo parlamentario.

La renovación de la cúpula socialista en la Cámara puede tener como principales víctimas al portavoz, Xaquín Fernández Leiceaga, y a la viceportavoz, Mar Barcón. Ambos se opusieron en la ejecutiva del sábado a la pretensión de Vázquez, que ha convocado una nueva reunión de la dirección del PSdeG para el jueves.Mientras en el hemiciclo se debatían los Presupuestos de 2011, por el despacho de Vázquez en las dependencias del grupo socialista en el Parlamento fueron desfilando destacados diputados, como Ismael Rego, Guillermo Meijón, Francisco Cerviño o Abel Losada. Ya por la tarde, despachó con el propio portavoz, Xaquín Fernández Leiceaga, a quien comunicó su intención de reformar "la acción del grupo parlamentario". Con ese objetivo, el secretario general de los socialistas gallegos reunirá el jueves la segunda ejecutiva en cinco días.

El orden del día prevé tres puntos: programar las asambleas locales para la elección de candidaturas de mayo, la "planificación del grupo parlamentario para el próximo período de sesiones" y la "propuesta de comunicación" a militantes, agrupaciones locales y cargos electos "del documento que desarrolla el acuerdo una persona, un cargo". Es decir: el relevo de la dirección del grupo parlamentario y la reafirmación del régimen de incompatibilidades, después de que los críticos con ese sistema negasen que fuese aprobado en la ejecutiva del pasado sábado. Vázquez puede imponer la nueva cúpula del grupo el jueves o, como muy tarde, a la vuelta de Navidades.

En su ronda de conversaciones, Vázquez escuchó opiniones variadas sobre un eventual cese de Leiceaga y Barcón. Desde quien le ofreció su apoyo incondicional hasta los que le advirtieron de la inconveniencia de debilitar políticamente la dirección del grupo parlamentario. A todos ellos, el secretario general del PSdeG y presidente del grupo parlamentario explicó la necesidad de afrontar la labor de oposición con un equipo cohesionado y de su plena confianza.

En la ejecutiva del pasado sábado, Leiceaga y Barcón se opusieron a la pretensión de Vázquez de exigir a los diputados autonómicos que quieran concurrir en las municipales, cuyas listas se eligen en enero, que pongan el escaño a disposición del partido para hacer efectiva su dimisión antes de las elecciones del 22 de mayo. Además de ellos, también se opuso el secretario provincial de Pontevedra, Modesto Pose, o la diputada Beatriz Sestayo. Todos ellos consideraron un agravio que se les reclame la dimisión a diputados autonómicos, y no a los nacionales y senadores. También pidieron que se aplace el abandono del escaño de los que vayan en las listas hasta después de las municipales. Vázquez no sometió su propuesta a votación, pero la dio por aprobada. Sus oponentes no la reconocen como tal.

Desde el entorno del secretario general consideran que Leiceaga y Barcón están defendiendo intereses particulares, y no los generales del grupo parlamentario. Según esta versión, el primero estaría interesado en ir en la lista de Santiago y Barcón, en la de A Coruña, sin renunciar al Parlamento, mientras que Pose apostaría por la Diputación de Pontevedra.

La renovación del grupo pone en una situación delicada a otros viceportavoces como la propia Sestayo, con opciones de figurar en la lista de Vicente Irisarri en Ferrol, y a José Manuel Lage, cuya dimisión fue reclamada abiertamente por varios diputados de A Coruña, que recelan de su protagonismo después de que discutiera, sin éxito, la secretaría provincial a Salvador Fernández Moreda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 2010