Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expedientada la secretaria que se opuso a las licencias de Barreiros

El alcalde la expedienta días después de la anulación judicial de cuatro edificios

Las desavenencias entre el alcalde de Barreiros, el popular Alfonso Fuente Parga, y la secretaria de este municipio de la costa lucense, María Antonia Martínez, son evidentes, públicas y notorias y ahora amenazan con incrementarse, tras la decisión de abrir una investigación interna a la funcionaria, con el urbanismo en primera línea de la polémica.

Un promotor lucense que actúa en este término municipal entregó en la fiscalía de Lugo y en la Xunta documentos que supuestamente vinculan a la secretaria con presuntas irregularidades urbanísticas. Ante este hecho, el alcalde reaccionó anunciando la apertura de una investigación interna a esta trabajadora, para lo cual ha demandado del Ministerio de Política Territorial que nombre instructor y secretario. Aunque el regidor dice que quiere "presumir la inocencia" de la funcionaria, la realidad es que sus desencuentros vienen de lejos.La secretaria informó desfavorablemente la concesión de varias licencias y puso reparos a algunos gastos, lo que llegó a provocar que la plantilla municipal cobrara con retraso la nómina del pasado mes de abril. Tiempo después, el alcalde, la arquitecta municipal y tres concejales que formaban parte de la Junta de Gobierno en 2006, tuvieron que pasar este verano por el juzgado de Mondoñedo para declarar, aunque de momento no están imputados, en un caso de supuesta prevaricación urbanística en la concesión de 44 licencias para construir 3.100 viviendas.

Antes de llegar a la situación actual, la tensión entre alcalde y secretaria se volvió a evidenciar hace pocos días, cuando se celebró un pleno extraordinario para aprobar las cuentas generales de los años 2006, 2007 y 2008, que demandaba el Tribunal de Cuentas. En ese pleno, todos los grupos de la oposición demandaron información por parte de la secretaria y ella misma invocó la normativa legal para hacer uso de la palabra, pero le fue denegada por el alcalde, lo que dio lugar a "una situación violentísima", tal y como recuerda el portavoz del BNG, Antonio Veiga.

En medio de todo esto, se ha llegado a lo que algunos definen como el "penúltimo episodio" en las desavenencias entre alcalde y secretaria, con la decisión de abrir una investigación interna a la funcionaria, que desde hace un tiempo realiza su trabajo en la planta superior de la casa consistorial, fuera de lo que era su antiguo despacho donde estaba rodeada por el resto de funcionarios.

El alcalde considera necesaria esta investigación "por los intereses de los vecinos del municipio" y se ha comprometido a "acelerar y agilizar lo máximo posible" este trámite. Mientras tanto, desde el principal grupo de la oposición (BNG), a su portavoz le parece sospechoso que todo esto se produzca días después de que se conozca una sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Lugo que anula una licencia para levantar cuatro edificios con 173 viviendas. Veiga es partidario de una investigación judicial y pide al alcalde "que no confunda a la ciudadanía desviando la atención hacia otro lado". "El problema que tenemos está generado única y exclusivamente por la desastrosa gestión de Alfonso Fuente Parga", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de diciembre de 2010