Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La F-1 bendice las órdenes de equipo

La FIA elimina para el próximo año el artículo del reglamento que las prohibía desde 2003

La Federación Internacional del Automóvil (FIA), reunida ayer en Montecarlo en su Consejo Mundial, acordó suprimir con vistas al próximo Mundial de fórmula 1 el artículo 39.1 del reglamento que prohibía las órdenes de equipo. Así, la FIA devuelve a las escuderías la potestad absoluta sobre sus monoplazas y pilotos. Una potestad que ya tenían en el fondo, aunque para ejercerla se vieran obligadas a recurrir a tácticas que, en muchos casos, rozaran el esperpento.

McLaren, por ejemplo, las utilizó de forma disimulada durante el último Gran Premio de Turquía, cuando Lewis Hamilton lideraba la carrera y Jenson Button, su compañero, circulaba tras él. En un momento dado, Button se le echó encima y los dos monoplazas se rozaron. Ante el peligro de repetir el ridículo que unas vueltas antes habían protagonizado Sebastian Vettel y Mark Webber en Red Bull (circulaban en cabeza, sus coches se tocaron, el australiano tuvo que abandonar y el alemán perdió dos posiciones), Martin Whitmarsh, el jefe de la escudería de Woking, decidió pasar a la acción y tratar de contener las ansias de Button de lanzar un ataque fratricida. "Jenson, reserva gasolina. Estás en una situación crítica", le dijeron por la radio. Al oír eso, el británico levantó el pie y los bólidos plateados lograron el segundo doblete del curso.

Las escuderías recuperan así la potestad total sobre sus coches y pilotos

Menos disimulados fueron en Ferrari. Interfirieron de forma deliberada durante el Gran Premio de Alemania. Con Felipe Massa colocado al frente del pelotón y Fernando Alonso justo detrás, Rob Smedley, el ingeniero de pista del brasileño, le vino a decir a su piloto que dejara paso al español: "Fernando es más rápido que tú. Confirma que has entendido el mensaje". Una vuelta más tarde, al salir de una curva a la derecha, Massa dejó clavado su F10 y facilitó que Alonso le superara de forma evidente, en una maniobra flagrante. Nada más terminar la carrera, los comisarios impusieron a Ferrari una multa de 76.000 euros por vulnerar el reglamento.

Resulta significativo que fuera precisamente la Scuderia la causante de que la FIA metiera mano, modificara la normativa y prohibiera la utilización de las órdenes de equipo. Fue a raíz del Gran Premio de Austria de 2002, y el episodio lo protagonizaron Michael Schumacher y Rubens Barrichello. Al encarar la recta de meta en la última vuelta, Barrichello pisó el freno para que Schumacher ganara la prueba, una artimaña que propició la intervención de la FIA, que las prohibió con vistas a 2003.

A partir de 2013, los motores reducirán el número de cilindros, de ocho a cuatro, y su cilindrada, de 2,4 litros a 1,6. Además, se limitará a 12.000 el número de revoluciones por minuto (el límite actual es de 18.000). Ese año, cada piloto contará con cinco propulsores (este ejercicio han sido ocho), mientras que en 2014 solo podrá emplear cuatro sin ser sancionado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 2010