Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BBVA se enfrenta a una demanda de 34 millones por el 'caso Madoff'

La entidad asegura que fueron inversiones para terceros previas al escándalo

El tiempo se le echa encima a Irving Picard, el abogado encargado de recuperar el máximo dinero posible con el que compensar a los miles de estafados por Bernard Madoff. En la mirilla tiene a los grandes bancos estadounidenses y europeos, entre ellos el BBVA. En concreto, reclama 34 millones de euros a la entidad española. También demanda a Citigroup, Bank of America y Nomura.

Cuando está a punto de cumplirse el segundo aniversario del estallido del que quizás sea el mayor fraude en la historia de Wall Street, Picard procede a atacar directamente a los grandes grupos financieros globales. La semana pasada ya emprendió acciones legales contra el gigante JP Morgan Chase, al que reclamó 4.850 millones por dejar que la trama siguiera su curso.

El plazo para reclamar por parte del liquidador termina mañana

Le siguió pocos días después HSBC, al que acusó de haber extendido la trama por Europa y de no haber adoptado las medidas para evitar que la estafa salpicara a sus clientes, por eso le exige el desembolso de 6.800 millones. El otro gran banco europeo implicado es UBS, al que reclama 1.930 millones si se tiene en cuenta las demandas cursadas desde el mes pasado.

Relacionado precisamente con UBS, el interventor cita al fondo M&B Capital Advisers Sociedad de Valores, que dirigen Javier Botín y su cuñado Guillermo Morenés. La firma financiera del marido de Ana Patricia Botín ayudó a crear el vehículo de inversión de UBS, conocido como LIF-US Equities Plus, del que según Picard "recibió millones de dólares" en comisiones.

Con su última acción legal, lanzada la tarde del miércoles ante un tribunal en Manhattan, el interventor espera recaudar unos 1.050 millones. Junto a los tres bancos antes citados aparecen también Natixis, Fortis Prime Fund Solutions Bank y ABN Amro. Según la demanda, todas estas entidades recibieron "transferencias de dinero" de fondos de inversión que alimentaban la trama diseñada y orquestada por Bernard Madoff.

El BBVA aclara, según Europa Press, que la reclamación se refiere a inversiones indirectas que se realizaron antes de que el propio Madoff admitiera ante sus hijos que todo su negocio era un engaño. Es decir, el banco se limitó a estructurar las inversiones de fondos para terceros, como Pioneer Alternative o Fairfield Greenwich, que invertían en sociedades de Madoff.

El bufete de Irving Picard fue el designado hace dos años por las autoridades judiciales en EE UU para llevar adelante el laborioso proceso de liquidación de la firma financiera y los bienes de Madoff. El plazo para reclamar el dinero a las firmas que él cree participaron directa o indirectamente en el fraude expira el sábado. Las entidades insisten en que las acusaciones son infundadas.

Madoff cumple 150 años de prisión por ejecutar un fraude de tipo piramidal que estimó en 37.900 millones. Pero el gestor fue puesto entre rejas sin revelar sus secretos. Las pérdidas para los inversores se estiman en 15.150 millones.

Cuando se vino abajo el entramado, Madoff gestionaba unas 4.900 cuentas de inversión, con un balance ficticio de 49.250 millones. Picard está intentando recuperar con todas estas reclamaciones a bancos, fondos, inversores y familiares un total de 25.750 millones para compensar a las víctimas. Pero solo ha sido capaz hasta ahora de seguir el trazo a 1.900 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de diciembre de 2010