Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE acelera la compra de bonos irlandeses y portugueses

El Banco Central Europeo (BCE) ha intensificado la compra de bonos de deuda pública para calmar las tensiones en los mercados. La semana pasada adquirió títulos por valor de 1.965 millones de euros, 600 millones más que la semana anterior, y ayer se hizo con bonos portugueses e irlandeses, según fuentes del mercado. Se trata de la adquisición más elevada que ha realizado la autoridad monetaria desde finales de junio, cuando el programa de compra de deuda llevaba apenas dos meses de recorrido.

La compra se hizo en apenas tres días, según informaba ayer el BCE en su página web. "La mayoría de las transacciones se han hecho entre el 1 y el 3 de diciembre, con unas pocas excepciones", aclara. La autoridad monetaria intensificó la compra de bonos al calor de los ataques especulativos que la semana pasada dispararon las primas de riesgo de los países más débiles, entre ellos España. Desde que arrancó el pasado mayo, se han destinado 69.000 millones de euros a comprar bonos.

El comunicado de ayer "pone datos contrastables detrás de la retórica del BCE de la semana pasada", analiza Nick Matthews, economista del Royal Bank of Scotland en Londres. El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, dio a entender que intensificaría la compra de bonos para salir al paso de los ataques a la deuda pública de países como Portugal, Irlanda o España y relajar sus costes de financiación. Pero lo hizo con su alambicado lenguaje, lo que generó confusión. Este aumento de las compras confirma la interpretación de que el BCE ha tomado las riendas.

Sin detalles oficiales

El banco central compró ayer bonos portugueses e irlandeses, según tres operadores al corriente de las operaciones y que piden anonimato porque los movimientos son confidenciales. Una portavoz del BCE rehusó hacer comentarios. La autoridad monetaria solo publica el volumen de compras formalizado cada semana, sin dar detalles de qué bonos ha comprado.

Los pasos europeos siguen siendo, en cualquier caso, mucho más tímidos que los estadounidenses. El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ha dejado abierta la posibilidad de comprar más bonos del Tesoro de los que se ha comprometido a adquirir por 600.000 millones de dólares (casi 452.000 millones de euros). En una entrevista en la cadena de televisión CBS, Bernanke dijo que era "ciertamente posible" ampliar el programa que anunció en noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de diciembre de 2010