Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en Ourense el historiador e intelectual Marcos Valcárcel

Se fue el intelectual elegante. Discretamente, de la misma forma en la que bregó, durante dos largos años, contra una enfermedad empeñada en mermarle la capacidad de comunicación que daba sentido a sus inquietudes.

Marcos Valcárcel (Ourense 1958), historiador, especialista en la Xeración Nós y profesor en el instituto de A Carballeira, falleció a mediodía de ayer en su casa ourensana. Sus restos mortales permanecerán en el tanatorio de As Burgas hasta mañana, cuando serán incinerados.

Acuciado por una enfermedad degenerativa que, cada vez un poco más, le impedía la movilidad física hasta afectarle al habla, Valcárcel cerró "definitivamente" a finales del pasado mes de mayo su blog As uvas na solaina, una parcela virtual dedicada a la singularidad del pensamiento en la que consiguió concitar a un gran número de colaboradores y contertulios. Pero ni las garras de la enfermedad avanzando sobre su cuerpo pudieron frenar su serena verbalidad, ni cerrar el blog, creado en 2006 y auspiciado por él mismo y por sus amigos más íntimos, Afonso Vázquez-Monxardín y Xosé Ramón Quintana.

Las innumerables muestras de afecto que recibió a lo largo de su dolencia lo empujaron a reabrir este espacio virtual -"Una ventana abierta al mundo desde aquella vieja sentencia de Vicente Risco: ser existente es ser diferente", proclama la bienvenida de su página- y a escribir a través de su cuidador, que le fue arrancando durante estos últimos meses cada vocal y consonante con las formar palabras hasta convertirlas en oraciones.

Todavía con capacidad para hablar y para moverse, aunque con dificultad, Valcárcel recibió el 29 de noviembre de 2008 en Ourense un homenaje popular organizado por sus más fieles amigos. El acto coincidió con la presentación de su último libro Historia de Ourense (Xerais), un recorrido de 80 páginas de aproximación a su ciudad, desde la llegada de los romanos hasta el siglo XX, que lo afianzó en su convicción europeísta y oteriana. "Tenemos que dejar de ser un gueto para pensar como europeos", señaló en una entrevista a este diario unos días antes de presentar el libro, asumiendo, de nuevo, un planteamiento crítico. "La cultura gallega va por delante de la sociedad, hay un nivel muy alto", dijo entonces.

Su pasión por la Historia ourensana convivió con la del periodismo, que investigó también y ocupó alguna de sus obras, además de biografías de escritores ourensanos, siempre con Otero Pedrayo al frente, como Carlos Casares o Xaquín Lorenzo.

Implicado desde muy joven en el mundo cultural y en el nacionalismo -fue militante destacado del PSG-Esquerda Galega- Valcárcel mantuvo siempre el espíritu crítico del intelectual que era.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de diciembre de 2010