Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Almunia exigirá un plan de viabilidad a los bancos que reciban ayudas

La Comisión ha autorizado fondos públicos por 4,58 billones para el sector

Los bancos europeos podrán seguir recibiendo ayudas públicas pero a condición de que ajusten su capacidad. El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, anunció ayer la prolongación de la autorización a los Gobiernos para que puedan seguir concediendo ayudas a los bancos pero a condición de que presenten previamente un plan de reestructuración en todos los casos.

Las medidas extraordinarias en materia de ayudas de Estado, que ahora se prolongan con estrictas condiciones, fueron acordadas por la Comisión Europea entre finales de 2008 y principios de 2009, para facilitar el acceso a la financiación de las empresas tras la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers en septiembre de 2008.

Almunia señaló que "después de casi dos años de un régimen especial de ayudas de Estado, debemos prepararnos para una vuelta gradual a un normal funcionamiento del mercado". El comisario alertó no obstante que "teniendo en cuenta el riesgo persistente de nuevas tensiones, deberemos conducir el proceso de salida de la crisis con cautela".

"El único cambio", dijo el comisario, "es que desde el próximo 1 de enero todos los bancos que reciban apoyo en forma de inyección de capital o medidas para activos dañados, con independencia de la cuantía de la ayuda, deberá presentar un plan de reestructuración". Hasta ahora esta exigencia solo se aplicaba a los bancos con dificultades (la ayuda representaba más del 2% de los activos ponderados por riesgo).

Entre 2008 y septiembre de 2010, un total de 4,5 billones de euros (38% del PIB de la Unión) han sido puestos por los Estados a disposición de los establecimientos financieros. Estas ayudas incluyen garantías (3,4 billones), recapitalizaciones (546.000 millones), compra de activos (401.000 millones) e inyecciones de liquidez (155.000 millones). Almunia reconoció que se trataba de cifras "considerables", aunque precisó que no se convertían después necesariamente en costes efectivos. Las cuantías efectivamente utilizadas han sido 0,9 billones en 2008 y 1,1 billones en 2009. España es el sexto país en ayudas autorizadas.

Por su parte, la Reserva Federal reveló ayer los nombres de las entidades financieras que han recibido los 3,3 billones de dólares (2,5 billones de euros) de ayudas que el Banco Central de Estados Unidos concedió durante la crisis financiera. Se han conocido los detalles de más de 21.000 operaciones de créditos individuales y otras transacciones financieras dirigidas a estabilizar los mercados en la actual crisis.

Por mandato del Congreso, la Fed informó del tamaño, las fechas y las entidades participantes en operaciones celebradas entre el 1 de diciembre de 2007 y el 21 de julio de 2010 en el marco de seis programas creados por la entidad, así como los detalles de la ayuda a Bear Stearns y American International Group (AIG) y de las operaciones de la agencia de compra de valores respaldados por hipotecas y la línea de canje de liquidez en dólares con otros bancos centrales.

La Comisión acordó también prolongar el marco temporal que favorece el acceso a la financiación a las empresas, especialmente a las pymes, a través de garantías públicas y préstamos subvencionados. Se trata en palabras de Almunia de "preservar la estabilidad financiera y facilitar el acceso a la financiación de la economía real", en un momento en que la economía europea se está recuperando según las previsiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de diciembre de 2010