Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cierre de Foret agrava la crisis industrial de Huelva

La Junta media para evitar la marcha de la compañía

El cierre de la empresa química Foret de Huelva, anunciado el pasado martes, sorprendió a trabajadores, sindicatos y a la Junta de Andalucía, que ayer prometió su "máximo esfuerzo y colaboración" para evitar la clausura de la fábrica. Casi 400 operarios, entre directos e indirectos, se "quedarían en la calle" de ejecutarse "este cerrojazo inesperado", denuncian desde UGT. El cierre agrava la crisis industrial de Huelva.

El delegado del gobierno, Manuel Alfonso Jiménez, mantuvo un encuentro de urgencia, a primera hora, con el comité de empresa y sindicatos. Posteriormente, se comprometió a reunirse con la dirección de Foret, una de las fábricas más antiguas del Polo Químico de Huelva, instalada en 1968.

La empresa produce el 30% de los fosfoyesos de las balsas de Fertiberia

La decisión, sin embargo, parece irrevocable, ya que Foret asegura que el negocio "no será viable" a partir del 31 de diciembre, cuando las balsas de fosfoyesos de Fertiberia tengan que desaparecer por un auto de la Audiencia Nacional. Foret produce el 30% de los fosfoyesos que se arrojan en las 1.200 hectáreas de terreno de Fertiberia, junto al río Tinto.

La Junta califica el anuncio de Foret de "problema grave", tanto por el número de empleados como por las posibles consecuencias en el Polo Químico, como el desánimo en inversores, entre otros. La compañía internacional FMC Foret produce ácidos usados como base para fertilizantes, alimentación animal y detergentes. El mercado de abonos ha crecido en los últimos meses (biocombustibles) por lo que Foret atravesaba el periodo de crisis relativamente tranquilo. Sin embargo, la interrupción obligada del uso de las balsas deja a la empresa en una tesitura difícil: no puede apilar los fosfoyesos donde solía -lo ha prohibido la Audiencia Nacional- y tampoco desplazarlos, una operación excesivamente costosa.

La empresa matriz, Fertiberia, que también fabrica abonos, se adelantó al problema y negoció en octubre con la OCP de Marruecos la compra de ácido fosfórico. Así evita el cese de la actividad industrial. Foret, según los sindicatos, no ha sido muy efectiva en la negociación con nuevos inversores o en la consideración de diferentes líneas de producción. La empresa habría hecho planes para dejar el vertido en 2012 pero la Audiencia adelantó el plazo en dos años. Hace unas semanas se produjo un acercamiento con la compañía de abonos Fertinagro. Pero no cuajó. Fertinagro última ahora los detalles para adquirir Nilefós, factoría abandonada desde la fuga del dueño, Nittin Madhvani, el año pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de diciembre de 2010