Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIDEOJUEGOS | CiberP@ís

Baobabs para aprender en familia

Este mundo virtual potencia las aptitudes emocionales y sociales de los chavales

Sobre un inmenso baobab, cada niño construye su casa. En este planeta virtual en tres dimensiones, que se descarga gratuitamente al ordenador, los chavales de 6 a 12 años aprenden jugando, interactúan con los demás, mientras los padres participan activamente de su formación. "Baobab, el árbol de El Principito, es el único con un tronco tan grande que se puede vivir dentro. Vive en zonas muy secas y es capaz de retener líquido. ¿Qué ocurre si una semilla de Baobab crece en un planeta repleto de agua? Juegos, aventuras y desafíos esperan a quienes entren en este mundo", explica su creador, Xavi Valverde.

Este proyecto cien por cien español, que cuenta con el apoyo del grupo Intercom (creadores de Softonic o Infojobs) aspira a ser transmedia (juego, juguete, mundo virtual y serie de televisión) y multiplataforma. De momento, solo para Windows, en cinco idiomas: español, inglés, portugués, francés y alemán. Un mundo al que también se accede desde cualquier navegador "para que el niño siga disfrutando de él en casa de la abuela". En abril llegará a las consolas de Nintendo Wii y DS y a los aparatos móviles de Apple. A finales del año que viene alumbrarán la serie televisiva, de la que ya están "produciendo el piloto".

Es gratis y está disponible en inglés, español, francés, alemán y portugués

Baobab Planet es un juego para niños, pero quiere reunir a toda la familia a su alrededor. Los chavales deberán construir su casa "sostenible", rescatar a monos, evitar que los pulgones se beban toda el agua y conocerán los diferentes tipos de pájaros, entre otras aventuras con las que desarrollan habilidades cognitivas, emocionales, sociales y de aprendizaje, que les servirán para ganar tokkens (moneda de cambio).

El juego es gratis, pero por una suscripción de 5,95 euros al mes, "los niños consiguen tokkens más rápido. Y los padres pueden retar a sus vástagos con nuevos desafíos" a través de la página Baobabparents, desde donde controlan a sus hijos. Los ingresos se consiguen por micropagos. En Baobab Planet se compran "misiones especiales" con micropagos de 1 a 3 euros.

Baobab Planet es la tercera aventura empresarial de Valverde, de 29 años. Montó una productora de videoclips musicales a los 18 años. "Seis meses después quebró. Gasté todo el dinero. Nada enseña más que esto, fue mi MBA". Ahora, 11 años después, con otra empresa fallida de aplicaciones móviles a sus espaldas; vuelve a las andadas: "Si Club Penguin es La Cenicienta, Baobab Planet es el Toy Story" de los videojuegos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 2010