Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de controladores afecta solo a cuatro vuelos en Lavacolla

Los controladores de Lavacolla amenazaban con un día complicado en el aeropuerto, pero solo cuatro vuelos se vieron afectados. El enlace que Ryanair opera a mediodía entre Santiago y Barcelona no pudo aterrizar en Lavacolla y fue desviado a Oporto. Como ese mismo avión era el que debía volar entre Santiago y Barcelona, el viaje fue cancelado. Además, el enlace de la mañana de la compañía irlandesa con Madrid salió con media hora de retraso y la llegada de Spanair de Barcelona se mantuvo 45 minutos extra en el aire, a la espera de que los controladores recuperasen la actividad.

A pesar de que el sindicato USCA había asegurado que ayer acudiría a trabajar por la mañana solo un controlador, fuentes de AENA aseguraron que estuvieron en su puesto dos de los cuatro que debían trabajar. Por la tarde ya fueron tres de cuatro, según la empresa pública. La falta de controladores se tradujo en dos parones entre las 11 y las 12 de la mañana y las 2 y las 3 de la tarde. La ausencia de algunos controladores causó también pequeñas regulaciones del espacio aéreo "que el pasajero no nota", explicó la empresa pública.

Además, insistió en que los controladores no han cumplido las horas anuales y "lo saben". Así, la empresa puso como ejemplo el caso de un controlador que no acudió a trabajar en los turnos de noche de viernes y sábado "aduciendo que se había pasado de horas" y ayer sí ocupó su puesto en la torre de control de Lavacolla. AENA no sabe aún qué medidas legales tomará contra los causantes del conflicto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 2010