Reportaje:24 HORAS EN... SEGOVIA

El castillo de los Simpson

El alcázar de Segovia aparece hasta en la popular serie de televisión. Pero hay más citas: un café en La Concha, la catedral con su retablo de Churriguera y el primer libro impreso en España

Abrigo, bufanda, calzado cómodo y tiempo por delante. Segovia aguarda con sus tres iconos indiscutibles: alcázar, acueducto y catedral. Pero también con calles llenas de vida, plazas íntimas, esquinas, recovecos, actividad cultural desbordante y gastronomía para chuparse literalmente los dedos.

08.00 Placeres solitarios

La plaza Mayor - A para nuestro disfrute particular. Y la soledad de una ciudad que es mucho más que un monumental escenario. El desayuno temprano en La Concepción (921 46 09 30), la popular La Concha, en los soportales de la plaza, nos permite comenzar el día sólidamente (zumo de naranja, café y churros riquísimos, 5 euros; famosas tapas y exquisita tarta de queso), escuchar nuestros pasos rebotando en paredes llenas de historia. La torre, cúpulas y vitrales de la catedral no nos quitan ojo.

09.00 Los 177 arcos

Se hace imprescindible una visión de conjunto de la hermosa dama que empieza a desperezarse. A vista de pájaro, nos sorprendería su masa arbórea, oculta entre patios y jardines. Pie a tierra, hay dos posibilidades. Ejercitar nuestros músculos con el frío de la mañana es la primera. Por el arco de Santiago - B (una de las tres puertas abiertas en la muralla medieval, que enlaza la ciudad por la cintura) bajamos hacia el valle del Eresma: la mirada va recorriendo el gótico monasterio de El Parral - C y la románica iglesia de la Vera Cruz (4) hasta llegar al alcázar, donde Eresma y Clamores se confunden, dando paso a la antigua necrópolis judía de El Pinarillo, el museo de Segovia - (5) (921 46 06 15) y la catedral. La segunda opción: la maqueta que se exhibe en el centro de recepción de visitantes de la plaza del Azoguejo (921 46 29 06; www.turismodesegovia.com) , junto al acueducto (6). Palabras mayores. A partir del siglo I, Roma nos contempla desde sus 177 arcos, 29 metros de altura máxima y más de 700 de longitud.

De la plaza salen visitas guiadas (921 46 67 21; www.reservasdesegovia.com ; 12,50 euros) con tres itinerarios: patrimonio de la humanidad, judería y a la sombra de los arcos. Al lado, Casa Candamo (San Francisco, 2), magníficamente surtida, desde 1850, de productos gastronómicos de la tierra.

10.00 Calle Real arriba

Del Azoguejo a la plaza Mayor, la calle Real - G cambia de nombre: Cervantes, Juan Bravo e Isabel la Católica. Pero en todos sus tramos mantiene la vida, el buen comercio, la monumentalidad. A la izquierda, la Alhóndiga - H (921 46 27 79), del siglo XV, convertida en archivo municipal y sala de exposiciones. Más adelante, cuatro palacios de los siglos XV al XVII y el torreón de Lozoya - (921 46 24 61), del XV, con actividades culturales permanentes, ponen fascinante y escalonado rostro al Renacimiento en la plaza de Medina del Campo - I. Preside la estatua del comunero Juan Bravo. En uno de los lados se alza la románica iglesia de San Martín y, escaleras arriba, en el antiguo palacio de Enrique IV de Trastamara, el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente (10)(www.museoestebanvicente.es) , que guarda su legado. El 18 de diciembre se reabre con La dama de Corinto, montaje audiovisual de José Luis Guerín. A la plaza Mayor, destino de esta ruta matutina, se llega después de atravesar la plazuela del Corpus, con el convento del Corpus, sinagoga mayor hasta 1419 y hoy morada de monjas clarisas.

13.00 Almuerzo sefardí

A estas alturas, es más que razonable que tengamos apetito. Para algunos puede ser un aperitivo; otros preferirán un almuerzo con horario casi europeo. Para todos tiene respuesta el Bono gastronómico (20 euros; se adquiere en el centro de recepción de la plaza del Azoguejo), al que están adheridos siete restaurantes. A elegir cuatro sólidas tapas, con bebida y café, entre un surtido de cocina segoviana, sefardí, casera y romana. El postre lo pone el restaurante Casares - K (Isabel la Católica, 1): ponche segoviano o tarta de la casa, con café o infusión. Hasta el 31 de diciembre, 16 restaurantes ofertan un menú 25º aniversario (Segovia fue declarada patrimonio mundial en 1985) por 25 euros (www.segovia25aniversario.com ). Entre ellos, Di Vino (12) (Valdeláguila, 7) y El Fogón Sefardí (13) (Judería Vieja, 17).

16.00 El palacio de Blancanieves

A todas partes se llega caminando. Ejercicio imprescindible tras la comida. La plaza Mayor está flanqueada por la catedral - N, de los siglos XVI y XVII, que conjuga armónicamente el gótico tardío con el Renacimiento y el barroco. Sus cúpulas, y especialmente su esbelta torre, determinan el perfil urbano. En el interior, la mano de Sabatini, Churriguera y Gregorio Fernández, entre otros; un interesante museo y una joya escondida: el Sinodal de Aguilafuente, primer libro impreso en España, en 1472.

Antes de seguir, una parada: la confitería El Alcázar - (plaza Mayor, 13), depositaria de la auténtica receta del dulcísimo ponche segoviano. Y un pequeño callejeo por la judería, que cuenta con un Centro Didáctico (15) (Judería Vieja, 12. 921 46 23 96) interactivo.

Camino del alcázar surge la evocadora Casa Museo de Antonio Machado - P (Desamparados, 5. 921 46 03 77), que permanece tal cual la habitó el poeta (era su pensión) entre 1919 y 1931, mientras fue profesor de instituto.

Proa y ariete, el alcázar - Q (921 46 07 59) se adelanta hacia la campiña, navegando sobre la roca en la que se asienta desde los siglos XII y XIII. El incendio de 1862 cambió su fisonomía. Hoy forma parte de la mitología popular: Disney lo tomó de inspiración para el castillo de Blancanieves, y hasta aparece en un capítulo de los Simpson. No debemos acelerar el paso para llegar hasta allí: el barrio de las Canonjías, que hay que atravesar, encierra parte de lo mejor de la Segovia oculta. De regreso, la iglesia de San Esteban - R (uno de los 25 templos románicos segovianos) desborda con su bellísimo campanario, de 50 metros de altura.

18.00 Hervidero cultural

A esa hora incierta del anochecer, cuando el cielo invernal alcanza su máxima belleza ("No cae la luz en Segovia: la ciudad toda se alza hasta ella", escribe María Zambrano), el hervidero cultural se pone en marcha: todos los días del año hay algo. Uno de los espacios imprescindibles es el templo desacralizado de San Juan de los Caballeros - S (plaza de Colmenares, 921 46 33 48), que alberga el Museo Zuloaga. Del 12 al 28 de diciembre, Música en los Barrios (www.fundaciondonjuandeborbon.org ) toma como escenario diversas iglesias y la catedral, con un exquisito programa. Para una copa nocturna, Santana - T (en la popular calle de Los Vinos) y Casco Viejo - (Vallejo, 6, junto a San Esteban). Bullicio y tranquilidad, a elegir, en pleno corazón de la ciudad.

El Alcázar de Segovia
El Alcázar de SegoviaSANTI BURGOS

Concurso

Elige la plaza más bonita de España y gana una escapada rural
PARTICIPA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS