Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 0,025% de portátiles extraviados

Educación responde al PP que solo ha habido 75 incidencias con los ordenadores

O Lucía Figar tiene muchos amigos. O el amigo que le dijo a la consejera de Educación de la Comunidad de Madrid que en el mercadillo de Málaga se vendían los portátiles del programa andaluz Escuela TIC 2.0 tuvo una gran suerte al toparse con uno de esos aparatos. Porque encontrar uno de los portátiles extraviados es, estadísticamente, bastante complicado. Al menos, si se hace caso a las cifras que la Consejería de Educación ofreció ayer: la Administración solo tiene constancia de la pérdida -por robo, extravío o rotura total- de 75 ordenadores.

Los datos corresponden al mes de septiembre y, en este momento, en el sistema andaluz hay unos 300.000 portátiles en manos de profesores y alumnos de quinto y sexto de Primaria y primero de ESO. Es decir, solo se han registrado incidencias con el 0,025% de los portátiles que la Junta de Andalucía ha distribuido entre el alumnado. Además, según señaló ayer la consejería, "la mayoría" de problemas surgieron antes de que se entregaran a los estudiantes.

La consejera madrileña de Educación afirmó el 17 de noviembre: "El otro día nos llamó un amigo (diciendo) que están en venta por 50 euros los (ordenadores) de la Junta de Andalucía en el mercadillo de Málaga". Figar, que pronunció estas palabras en su Parlamento regional, utilizó este argumento, entre otros, para defender que el Gobierno madrileño no apueste por distribuir ordenadores entre todo su alumnado y solo implante el programa Escuela 2.0 en algunos institutos.

El consejero de Educación andaluz, Francisco Álvarez de la Chica, calificó ayer las palabras de Figar como "malintencionadas". Según dijo en el Parlamento andaluz tras una pregunta del PSOE sobre este asunto, las declaraciones de la consejera de Esperanza Aguirre son "rotundamente falsas". Los 75 casos fueron denunciados ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y todos los portátiles se repusieron. Además, según Álvarez de la Chica, la Policía Local de Málaga rastreó el mercadillo y no encontró ningún portátil. "Se trata de una estrategia del PP para desprestigiar los avances en materia de educación en Andalucía", subrayó el consejero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de noviembre de 2010