SERVICIOS

El cobro electrónico se estanca

Campaña para animar a empresas y ciudadanos a ahorrar con la ciberfactura

La factura electrónica es la punta del iceberg de la modernización de las empresas en España, pero su uso no avanza. En 2009 facturaron electrónicamente el 6,9% de las compañías, cifra que no va a cambiar este año, según Las TIC en la empresa española 2010, informe que presenta el próximo lunes la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones de España (AETIC).

Tampoco se usa de forma generalizada en la Administración. Solo el Ministerio de Industria, el 37% de las comunidades autónomas y el 7% de los Ayuntamientos cuentan con sistemas de ciberfacturación, según un estudio de la empresa SERES efectuada en 286 organismos públicos. Más preocupante aún que su escasa implantación es que el 59% de los encuestados no prevé hacerlo próximamente. Pese a que hasta tres leyes les obligan a desplegar esta infraestructura, aún "no está declarada normativamente la obligatoriedad de usar factura electrónica en la Administración General del Estado, ni las normas técnicas concretas", explica Carlos Maza, subdirector general de Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones en Industria.

Las grandes compañías saben que la inversión se amortiza en un año

Además, "la resistencia y el miedo al cambio frenan su avance", dice Alberto Redondo, director de mercadotecnia de Seres. Y añade: "Las grandes empresas saben el ahorro que supone, y que la inversión se recupera en 6 o 12 meses, según el volumen de facturas. Pero a las pymes no hemos sabido trasladarles sus ventajas, como la mejora en la gestión de la tesorería, menos errores...".

Julián Inza, coordinador de factura electrónica en la patronal Asimelec, comparte el diagnóstico, aunque es más optimista: "El mercado todavía no está maduro, pero es cuestión de poco tiempo. Tenemos el marco legal adecuado y se ha mejorado la interoperabilidad de las plataformas y formatos. Si fuera obligatorio sería más fácil, pero creo que es mejor convencer a la gente de que supone un gran avance y no solo por el ahorro económico". Los expertos calculan que por cada factura emitida digitalmente se ahorran diez euros. Y otro tanto al recibirla.

Una campaña de Red.es anima a los ciudadanos y a las empresas a apuntarse, a coste cero. Más de 7.000 personas han descargado el programa gratuito Facturae y los 19 millones de españoles que poseen DNI digital, pueden firmar electrónicamente.

El teclado SCT020 de la casa SVEON con lector de tarjetas inteligentes y DNI electrónico.
El teclado SCT020 de la casa SVEON con lector de tarjetas inteligentes y DNI electrónico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de noviembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50