Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TONI ZENET | Cantante

"Quiero pensar que ocupo un lugar que estaba vacío"

Puede que para muchos Toni Zenet (Málaga, 1969) empezara a sonar hace un año, desde Los mares de China; pero este hombre lleva mucho tiempo haciendo ruido por Todas las calles. Aquel fue su disco de presentación y este es su reafirmación: "Aquello fue como un de dónde vengo y este es como un adónde voy". Esta noche, en la sala Galileo, hará de padrino de La Canalla, dentro del proyecto GPS (Girando Por Salas) que promueve el Ministerio de Cultura para potenciar a artistas emergentes. Con esa excusa, Zenet adelantará parte de su nuevo proyecto que se presentará completo en febrero y que hoy sale a la venta.

Zenet es como un hombre comprimido, chiquitito, apretao, como si estuviera todo el rato a punto de estallar. En esta última etapa ha eclosionado cantando como Zenet, pero antes lo hizo también actuando como Joven Picasso, o bailando y actuando en teatros por toda España con compañías de teatro, o participando en películas (Morirás en Chafarinas, 1995; La ley de la frontera, 1995; Mensaka, 1998; Camarón, 2005; o El camino de los ingleses, 2006) o incluso haciendo funky y rap con su propio grupo Sur S.A. La siguiente explosión parece que vendrá en forma de "pequeño libro de poemas", según cuenta este vividor profesional, que ya vendió enciclopedias, hizo de animador en barcos, y de mimo, de camarero, peón y de albañil, de vendedor en puestos de artesanía en mercados medievales, de pintor de brocha gorda o de montador de exposiciones.

Polifacético imparable, artista impaciente: "Tuve una época de descreimiento de todo, entonces empecé a buscar en la música, algo más maduro, me fui metiendo con músicos de jazz, fui probando... y poco a poco me fui rodando hasta que un día me descubrió Juan Ibáñez en una jam session y me dijo que había que hacer algo...".

Ni corto ni perezoso, Zenet invirtió todo lo que tenía ahorrado y se puso a grabar un disco con algunas letras suyas de la etapa de Sur S.A. y otras de Javier Laguna en el estudio de Joshua Edelman, otro de los referentes del jazz latino en la capital. "La cosa se quedó a medias porque no tenía más pasta", recuerda. Entonces llamó a Ibáñez que, sorprendido por la determinación del malagueño, puso el resto. Aquel disco era Los mares de China y el germen de una sociedad que se mantiene hasta hoy, cuando han llenado teatros por toda España y la gira de verano aún no ha terminado y todavía quedan bolos. Hoy, cuando Zenet tiene que ir al foniatra para cuidar esa garganta que pide a gritos descanso... "A ver si ahora, entre diciembre y mayo, antes de la presentación del nuevo disco puedo parar y cuidarme un poco, que nunca lo he hecho", comenta.

Entre Los mares de China y Todas las calles, "ha pasado todo", asegura recordando que siempre pensó que ese primer disco se lo iba "a comer con papas": "Pensé que se lo enseñaría a mis nietos, que sería el recuerdo personal de algo que había querido hacer siempre en mi vida y sencillamente no quería renunciar a ello. La sorpresa fue que hubiera más gente a la que le gustara lo mismo que a nosotros".

Zenet ha reescrito su vida a ritmo de bolero junto a Laguna, ha madurado recontando y rememorando su vida: "Tengo mil historias y Javier otras tantas, en cierto modo las canciones son un poco nuestra biografía", cuenta.

"Quiero pensar algo que me dijeron una vez: "Que ocupamos un lugar en la música que estaba vacío", dice Zenet después de haber petado el teatro Cervantes en Málaga. "Nadie es profeta en su tierra. Yo sabía que para entrar en Málaga por la puerta grande, antes tenía que triunfar en Madrid".

Los retos han cambiado también y el siguiente del malagueño es "cruzar el charco y desarrollar un poco el curro, llegar a más gente y mejor, no dejo de alucinar cuando alguien me dice cosas como 'eres la banda sonora de mi matrimonio", dice para quien "Los mares de China era solo un anticipo".

Toni Zenet. Sala Galileo Galilei. 21.30. Entrada: 10 euros.

GPS: Girando por Salas

Con el objetivo de potenciar el sector de la música en directo, fomentar el reconocimiento de la profesión y consolidar un circuito estable que favorezca la movilidad de los artistas emergentes en salas de conciertos de toda España, un total de 50 artistas noveles forman parte del circuito GPS 2010 que impulsa el Instituto de Artes Escénicas y de la Música (INAEM), en colaboración con las asociaciones profesionales del sector de la música en directo. GPS ha seleccionado para la primera edición del circuito -noviembre y diciembre- a un total de 50 artistas emergentes y cuenta con un circuito de salas de conciertos de pequeño y de mediano formato con programación estable en todo el territorio español (www.girandoporsalas.com).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de noviembre de 2010

Más información