Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & sectores

Ebro se va a las antípodas

Con la compra de Sunrice ganará los mercados de arroz en Australia y Asia

Domina el mercado español y comunitario de arroz; el mercado francés de pastas y salsas; los mercados de Canadá y Estados Unidos en arroces y pastas. Y desde los primeros meses del próximo año contará igualmente con una presencia importante en los mercados de Australia, Nueva Zelanda, islas del Pacífico, Hong Kong, Singapur, Nueva Guinea Papúa, Oriente Medio, Hawai y llegará hasta la costa norteamericana de California con la compra de la firma australiana Sunrice por 425 millones de euros. El grupo Ebro manejaba en todo el mundo 1,4 millones de toneladas de arroz elaborado. Con esta compra pasará a comercializar dos millones de toneladas de arroz, lo que le consolida como el líder mundial destacado en el sector.

El grupo aumenta su liderazgo mundial en el sector arrocero

La facturación en España supone sólo el 7% de las ventas de la empresa

La venta de Azucarera Ebro por 540 millones de euros y posteriormente la de Puleva Foods por otros 630 millones de euros supusieron para el primer grupo alimentario español eliminar completamente su nivel de endeudamiento, dejando incluso un remanente en caja y en posición para iniciar una nueva escalada de compras.

Hoy, con la base de un resultado bruto de explotación de unos 270 millones de euros, se estima posible acometer operaciones de compra por un montante de hasta 1.000 millones de euros sin asumir ningún tipo de riesgo. En ese objetivo, el grupo ha sondeado los mercados en todo el mundo y muy especialmente en los países asiáticos y en las antípodas para llevar a cabo sus compras, siempre en el marco de la filosofía del grupo (seguir apostando por los sectores donde ya opera, la posibilidad de crecer en mercados emergentes y seguros y ostentar una posición de liderazgo).

En esa línea, los estudios de los mercados del grupo pusieron la vista en la compañía arrocera Australiana Ricegrowers (Sunrice). Se trata de una empresa de origen cooperativo que ostenta una posición dominante en el continente australiano. Ebro Foods ha suscrito un acuerdo de exclusividad con el consejo de administración de la empresa para su compra por 425 millones de euros. En los próximos meses, los 800 agricultores cooperativistas deben dar luz verde a la operación con, al menos, el 75% de los votos. Posteriormente, debe contar igualmente con el visto bueno de los servicios de la competencia de ese país. La empresa australiana tiene una facturación de 550 millones de euros y ventas de 500 millones de kilos de arroz. Ha llegado a tener unas cosechas propias de 1,7 millones de toneladas de arroz en bruto del tipo japónica, dispone de silos con una capacidad para 1,2 millones de toneladas y dispone de la licencia única del país para exportar arroz.

La adquisición de la empresa australiana se ajusta íntegramente a la filosofía de crecimiento que ha impulsado a la sociedad en la última década, crecer en mercados donde el grupo ya está especializado y ostentar una posición de liderazgo. Para el presidente del grupo, Antonio Hernández Callejas, con esta compra se integrará una empresa con un amplio recorrido de crecimiento. Se trata de una firma bien posicionada con vistas a una serie de mercados emergentes, pero que, a diferencia de otras zonas, son, a la vez, mercados seguros y estables. La compra significa, además, juntar sinergias y lograr una mayor eficiencia.

El desarrollo del grupo Ebro se ha producido en sus grandes cifras basándose en un crecimiento inorgánico, política de compras con la chequera por delante, como fueron los casos de Panzani en Francia y en Estados Unidos y Canadá con Riviana y New World Pasta, hoy integradas en Ebro North América.

El crecimiento orgánico se ha basado a su vez en la innovación y en ampliaciones de plantas con una inversión en el último año de unos 200 millones de euros. De esa cifra, 90 han correspondido a las instalaciones en Estados Unidos, 40 en Francia y otra parte elevada en Sevilla. Con tres productos como base, arroz, pasta y salsas, el grupo desarrolla un profundo proceso de innovación y variaciones en la presentación y los contenidos con nuevas ofertas del producto en seco, refrigerado y congelado en función de los mercados.

Esta política del grupo ha supuesto el mantenimiento del mismo como la primera firma española agroalimentaria con una facturación hoy de 1.700 millones de euros, a pesar de las ventas de Azucarera Ebro y de Puleva Foods, de los que el 60% corresponden a pastas y salsas, y el 40%, al arroz. El beneficio bruto de explotación se eleva a 270 millones de euros, de los que 180 corresponden a Canadá y Estados Unidos.

La facturación en España supone solamente el 7%, tras las ventas de Azucarera Ebro y Puleva Foods, y un porcentaje similar en su participación en los beneficios del grupo.

Ebro mostró interés en su día por la división arrocera del grupo Sos, que actualmente no está en venta, y desde un primer momento señaló no tener interés por la división del aceite, argumentando no ser conocedores de ese negocio.

"El hecho de que no hayamos realizado compras no significa que no podamos estar interesados en crecer también en el mercado nacional vía adquisiciones", señala el presidente Antonio Hernández Callejas. "Aunque se trata en muchos aspectos de un mercado maduro hay empresas españolas que nos interesan y que encajan con la política del grupo. Lo que sucede es que esas empresas no están en venta y otras tienen un precio excesivamente elevado". Justifica la venta de Puleva y Azucarera por no ser especialistas en esos sectores y la imposibilidad de ser líderes en esos mercados frente a los grandes grupos existentes en el marco comunitario.

En ese escenario, el grupo mantiene también su apuesta por sus negocios en España, especialmente en el arroz, con inversiones en sus instalaciones en Sevilla. Es el caso de Puleva Biotech, que no se incluyó en la operación de venta de Puleva, "hasta la fecha es más lo que invertimos que lo que obtenemos, pero es algo a mantener porque en la innovación los resultados nunca son inmediatos". -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de noviembre de 2010