Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Copa de Maestros de tenis

El final es el principio

Los ocho mejores tenistas del mundo cierran desde mañana en Londres una temporada maratoniana que los ha dejado exhaustos y reivindicativos

Otra visión del mundo del tenis, en el BLOG 'Ojo de halcón'

Tras el maratón, un sprint. Los ocho mejores jugadores del curso disputan desde mañana la Copa de Maestros en Londres. Rafael Nadal, Novak Djokovic, Tomas Berdych y Andy Roddick, los del Grupo A, llevan desde enero compitiendo. Roger Federer, Andy Murray, Robin Soderling y David Ferrer, los del Grupo B, también han torturado sus musculaturas a través del cemento, la tierra y la hierba, volando a Oceanía, América, Europa y Asia. Londres debería ser el punto final de su temporada.

Londres, con su visita al primer ministro en el número 10 de Downing Street, no es, sin embargo, más que el principio: aquí y ahora, los mejores, que han disputado más de 70 partidos, juegan pensando en el curso que viene. Aquí, frente a la Isla de los Perros, compiten desde mañana: Soderling-Murray y Federer-Ferrer. Y aquí, en los salones de madera del County Hall, ante el Támesis, se reúnen hoy y mañana los hombres que deben decidir si aceptan recortar dos o tres semanas al calendario de 2012 o de 2013.

"Este torneo, para mí, se tendría que hacer antes", explicó Nadal, que anoche se fue a cenar al club de Wimbledon con Tim Phillips, su presidente. "Antes de llegar a Londres he hecho una preparación que me sirve para diciembre, para el próximo año, porque sin un buen diciembre no hay un buen enero, y las dos últimas semanas de enero [las del Abierto de Australia] son muy importantes para mí". "El tiempo que he estado parado [desde el 14 de octubre] me ha servido para que luego no tenga que parar y pueda ponerme a trabajar muy fuerte dentro de cinco días". ¿Y el calendario? "No creo que haya que acortar la temporada, sino los torneos obligatorios".

¿Cómo lo ve Federer? "El cuerpo todavía no me pide vacaciones", dijo el suizo, que habrá escuchado que hay quien quiere prohibir a los jugadores participar en exhibiciones durante las semanas de descanso. "Nunca me quejé de que la temporada fuera larga: eso te permite descansar durante el año o jugar cuando has estado lesionado. Ocho semanas de descanso serían fantásticas, pero un calendario más corto no va a resolver todos los problemas".

Tampoco los suyos. Favorito siempre, el suizo está encuadrado en un grupo caníbal, con los que mejor han acabado la temporada: Murray (campeón en Shanghai), Soderling (París-Bercy), Ferrer (Valencia) y él mismo (Estocolmo y Basilea).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de noviembre de 2010