Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOAQUÍN CAPARRÓS | Entrenador del Athletic | FÚTBOL | 12ª jornada de Liga

"Ningún entrenador tira un partido"

Joaquín Caparrós (Utrera, Sevilla; 55 años), un entrenador definido por crear equipos con carácter, de fuerte valor defensivo, vive preocupado por la endeblez que ha convertido al Athletic en el cuarto equipo más goleado del campeonato, con 18. La característica es alarmante, sobre todo si se trata de visitar hoy en el Bernabéu (22.00 horas, La Sexta) al equipo más goleador de la Liga con 28 tantos en 11 jornadas.

Pregunta. Dice la tradición que cuando el Athletic visita a un club tras una polémica, propia o ajena, siempre sale trasquilado. Ahora acude al Bernabéu tras una polémica propia con los árbitros y otra ajena entre técnicos.

Respuesta. Nosotros tenemos que estar al margen de estas situaciones y no debemos distraernos con lo que ocurre alrededor. Aquí, en el Athletic, estas cosas pasan bastante lejos. Igual en otros vestuarios están más al tanto de esas circunstancias, pero en el nuestro pasa bastante lejos.

"No somos un equipo contundente. Por lo visto hasta ahora no sabemos defender"

"El Madrid se ha empapado de la idea de su entrenador y están felices"

P. ¿Se imagina que alguien le acusara de tirar un partido por alinear a este o aquel jugador?

R. Es que yo no creo que nadie tire ningún partido. Nunca, nunca, ni un profesional ni un amateur. Todo entrenador va siempre a sacar lo máximo. No me lo imagino porque no me entra en la cabeza que alguien pueda pensar una cosa así.

P. Quizá se le da demasiada importancia al cargo de entrenador.

R. Sí, se le da mucha importancia al cargo, pero está montado así. Los partidos se focalizan demasiado en la figura de los entrenadores y en la de los árbitros. Pero el fútbol es de los futbolistas y el nivel lo dan los jugadores. Es verdad que un entrenador es más un gestor de recursos que un estratega. Todos hemos estudiado en los mismos libros. Lo importante es saber gobernar ese grupo y en función de lo mediático que sea tener una personalidad que transmitir a ese colectivo. Ser entrenador de élite requiere tener unas características, más que conocimiento, tener una personalidad fuerte para gestionar no solo la parte interna: jugadores, directivos, médicos, todo lo que es un club, sino saber también actuar ante los medios de comunicación, es decir, hacia afuera.

P. ¿Ha encontrado alguna herida en el Madrid en la que hurgarle hoy sobre el campo?

R. El Madrid es un equipo sólido. En casa y fuera. Es un equipo que mete muchos goles y que defiende de maravilla, con mucha envergadura, con dos medios centros de los que la gente no habla, que parece que no juegan y que hacen un trabajo fantástico tapando los espacios, haciendo coberturas en la línea defensiva. Dos medios centros que saben mantener el equilibrio. En ataque tienen cuatro jugadores decisivos, letales, con muchísima envergadura y con mucha velocidad. Ante eso, ¿qué tenemos que hacer? Jugar 90 minutos con la máxima tensión, la máxima concentración y la máxima eficacia y, defensivamente, ser un equipo muy sólido, y no el equipo que hemos demostrado ser fuera de casa hasta ahora.

P. ¿Y qué pasa fuera de casa?

R. Tenemos lagunas. Fuera de casa, incluso con diez futbolistas, hemos sido un equipo que ha tenido sus opciones de empatar el partido ante el Villarreal, por ejemplo. Pero luego tenemos eso, que en diez minutos hacemos jugadas infantiles. Estamos trabajando, la gente es consciente de que en eso tenemos que mejorar y ante el Madrid tenemos una prueba importantísima para saber si todo lo que hemos trabajado somos capaces de mantenerlo.

P. También encajan muchos goles a domicilio y eso extraña en un equipo dirigido por usted.

R. Son muchísimos goles [12, la cifra más abultada de la Liga y que igualan Sevilla, Real Sociedad y Getafe]. No somos un equipo contundente. Por lo visto hasta ahora no sabemos defender, y tenemos que buscar más el equilibrio. Nuestros objetivos y aspiraciones pasarán siempre por mantener un equilibrio, porque también hemos metido muchos goles (19). Por eso tenemos que ser un equipo más equilibrado. Si lo conseguimos, nuestras aspiraciones serán reales.

P. Porque el nivel físico y de intensidad, por ejemplo en Sevilla, fue demoledor, pero se perdió.

R. Y con diez futbolistas pudimos remontar, pero una vez más en una jugada infantil nos meten un gol.

P. ¿Qué echa en falta?

R. Tenemos que ser más contundentes. El Madrid defiende muy bien. Defienden todos: cada uno sabe en qué consiste la palabra defender. Hay mucha solidaridad y todos trabajan en ese aspecto. Por eso llevan muy poquitos goles en contra [5]. Pero sabemos que vamos a generar ocasiones de gol en el Bernabéu. De eso estoy seguro. Lo único que necesitamos es hacernos fuertes atrás.

P. ¿Y qué echa en falta en el Madrid?

R. Lleva poco tiempo con su técnico pero se ha empapado de la idea de su entrenador y los jugadores están a gusto con ese concepto, con esa idea. Están disfrutando: son líderes, están bien en Champions, están felices.

P. ¿Le preocupa la presión mediática a la que está sometido Llorente?

R. De momento, no, porque es un chico muy tranquilo que tiene las ideas muy claras. El club ya ha hablado con él y le ha dejado clara cuál es su idea y él también tiene claras las ideas. No me preocupa en absoluto, sino todo lo contrario. Ese tipo de situaciones hay que trasladarlas a la parte positiva, que es la autoestima. Que esa situación que él ha conseguido junto a sus compañeros de ser el centro de atención le obligue a demostrar el nivel que tiene en cada partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de noviembre de 2010