Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez no ve trato de favor del consejero Camps a Ortiz

El juez no ve trato de favor del Gerardo Camps, vicepresidente segundo del Consell, al empresario Enrique Ortiz y ha archivado la correspondiente pieza separada del caso Brugal, abierta por un supuesto delito de tráfico de influencias. El magistrado, el titular del Juzgado número 2 de Alicante, no ha hallado indicios de supuesto tráfico de influencias en los cuatro casos recogidos en el informe policial bajo el epígrafe Sociedad Proyectos Temáticos: Adjudicación del palacio de congresos de Alicante y parque cultural de Sant Vicent del Raspeig, adjudicación del contrato de mantenimiento y gestión de la Ciudad de la Luz y aval del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) al Hércules, cuyo accionista mayoritario es Ortiz.

En cuanto a los dos primeros proyectos, el magistrado señala que en el periodo al que se refieren los hechos objeto de la imputación no se habían licitado y "por tanto no se aprecia una indebida influencia capaz de interferir en un proceso de decisión que todavía ni siquiera se había iniciado". El mismo argumento sostiene en cuanto al contrato de la Ciudad de la Luz, adjudicado a "una tercera persona, ajena a este proceso". Y sobre el aval de 16 millones del IVF al Hércules, esgrime que este tipo de acuerdos se ha firmado con otros clubes valencianos. En este punto destaca que el simple dato de que la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, gestionase un encuentro de Camps y Ortiz, extremo que también intentó Miguel Ángel Fuster, amigo del consejero, no es suficiente para "apreciar esa indebida influencia". En el caso del amigo de Camps, la policía sostiene que Ortiz le compensó la gestión con 12.000 euros.

La Fiscalía Anticorrupción de Alicante decidirá hoy si recurre el sobreseimiento dictado por el juez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 2010