Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES CATALANAS | Campaña electoral

Camacho, Feijóo y Basagoiti exorcizan el Pacto del Tinell

El 14 de diciembre de 2003, el Partit dels Socialistes, Esquerra Republicana e Iniciativa per Catalunya firmaron el Pacto del Tinell, que concibió el primer tripartito de izquierdas en la Generalitat y que incluía un compromiso para arrinconar al Partido Popular en el mapa político catalán. Ayer, cuando faltaba un mes para que se cumpliera el séptimo aniversario, los presidentes del PP de Galicia, Euskadi y Cataluña -Alberto Núñez Feijóo, Antonio Basagoiti y Alicia Sánchez-Camacho- eligieron el mismo escenario, el Salón del Tinell, para sacudirse de encima ese pacto, ese estigma de marginado político contra el que ha tenido que luchar el PP en Cataluña. Pero, al tiempo, los tres se erigieron en víctimas de ese "nacionalismo excluyente".

Feijóo, Basagoiti y Sánchez-Camacho firmaron un documento, denominado Compromiso de Barcelona, en el que reafirman su defensa de las libertades, la pluralidad lingüística y el Estado de las autonomías en el marco constitucional.

El acto estuvo teñido de constantes referencias simbólicas y, aunque el documento es un compendio de intenciones en positivo, lo cierto es que nace desde la confrontación de los principios y valores de "inclusión, sentido común y respeto a la diversidad", que dice representar el PP, frente al "adoctrinamiento y exclusión" nacionalista. Y así, mientras Feijóo afirmaba: "No firmamos en contra de nadie, sino a favor de unas ideas y unos principios que queremos compartir con todos", su compañero Basagoiti contrapuso la declaración del PP frente a otras que "hablan de exclusión y catalanofobia. Para fobias, la de ellos contra el PP", proclamó.

Galeusca

También Sánchez-Camacho señaló que el Compromiso de Barcelona nace para subrayar "lo que nos une y el orgullo de sentirse gallego, catalán y vasco, pero también español", frente a la Declaración de Barcelona que firmaron CiU, PNV y BNG "para diferenciarse de España". No en vano algún dirigente popular ya ha bautizado el pacto como "la Galeusca [coalición de partidos nacionalistas para las elecciones europeas en 2004] del PP".

Si el Pacto del Tinell representó un trascendental cambio al frente de la Generalitat -acabó con 23 años de pujolismo-, Sánchez-Camacho afirmó que el acto de ayer también finiquitaba "la historia más negra y el desprestigio de Cataluña" que ha significado el tripartito. Para ejemplificar ese cambio, la presidenciable catalana se rodeó de Feijóo y Basagoiti, que han propiciado el pase a la oposición de los nacionalistas de BNG y PNV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de noviembre de 2010