Reportaje:

El primer eléctrico de gran tirada

El Nissan Leaf llegará a España antes del verano - Tiene cinco plazas, un buen maletero y 170 kilómetros de autonomía - Costará 30.000 euros, aunque se podrá alquilar

Bien resuelto, con un funcionamiento y prestaciones sorprendentes, y plenamente válido para el uso diario, pero con un precio prohibitivo. El Nissan Leaf, el primer coche eléctrico fabricado en gran serie, demuestra la viabilidad de esta tecnología, aunque tiene unas tarifas excesivas y poco competitivas: unos 36.000 euros que se quedarán en 30.000 con el descuento del Plan Movele, lo mismo que un Audi A4 básico.

El Leaf saldrá a la venta en Japón y EE UU en diciembre -hay 28.000 reservas-, llegará a Portugal, Reino Unido, Irlanda y Holanda en el primer trimestre de 2011 -1.000 reservas- y a España, Francia y otros países europeos antes del verano. En principio, se fabricarán 50.000 unidades al año en Japón, pero a partir de 2013 se empezará a producir en EE UU y Reino Unido, y está previsto llegar a 150.000.

El nuevo Nissan es un familiar compacto que mide 4,45 metros de largo -cuatro centímetros más que un Astra y 23 más que un Golf- y ofrece cinco plazas y un maletero similares que le permiten cumplir como familiar. Por fuera tiene una línea peculiar, con un frontal muy limpio y algo anodino que integra en el centro, detrás del escudo de la marca, una trampilla con dos tomas de carga: para enchufe normal y carga rápida. El lateral es muy simple y la zaga lleva unos pilotos verticales integrados en los laterales. El resultado es un coche moderno y original, pero con poco carisma. En cambio, cuida la aerodinámica (CX: 0.29) y lleva toda la base inferior carenada.

La principal carencia del Leaf frente a los modelos de su tamaño es el precio. Cuesta 30.000 euros con el Plan Movele, mientras que un Focus o un Mégane TDI de 105 CV no llegan a 19.000. El Nissan viene más equipado de serie, con navegador, cámara trasera para aparcar y otros detalles, aparte de seis airbags y ESP. Pero aunque con los precios actuales de la luz permite recorrer 100 kilómetros con 1,5 euros de carga, frente a seis o siete euros que cuesta en un TDi similar, harían falta hacer 15.000 kilómetros al año durante 17 para amortizar la diferencia. Afortunadamente, las baterías de ion litio, que ahora cuestan 500 euros por kilovatio -unos 12.000 euros en el Leaf, que tiene 24 kw- bajarán a 300 euros por kw, unos 7.200 euros, en un par de años. Y la reducción permitirá bajar los precios y mejorar su rentabilidad. Hasta entonces será mejor alquilarlo: unos 500 euros al mes.

El Leaf es un coche eléctrico con autonomía y prestaciones suficientes para cumplir en el uso diario.
El Leaf es un coche eléctrico con autonomía y prestaciones suficientes para cumplir en el uso diario.

Ágil y silencioso

El Leaf no es un coche convencional adaptado a la propulsión eléctrica, sino un modelo pensado desde el principio para esta tecnología. Al llevar las baterías debajo del asiento trasero, puede ofrecer cinco plazas utilizables y un maletero de 330 litros, solo 20 litros inferior al del Golf.

Aparte de su funcionalidad, lo que más sorprende es el funcionamiento. Se conecta con un botón y, tras elegir la posición D en el cambio y acelerar, empieza a rodar en silencio, aunque por debajo de 30 km/h emite un pitido de aviso para evitar atropellos. El resto es igual que un coche normal: tiene 109 CV y alcanza 100 km/h en 11,9 segundos. Así, acelera con brío, no se echa en falta más potencia y corre lo suficiente para perder los puntos del carné: supera sin esfuerzo los 144 km/h oficiales.

La estabilidad es correcta y se muestra ágil en las curvas, aplomado y seguro en autopista, y recarga las baterías al frenar. La autonomía homologada, 170 kilómetros, es muy variable y depende de la forma de conducir y sobre todo de la climatización. Puede pasar de 200 kilómetros viajando a 60 km/h sin poner el aire o la calefacción, o no llegar a 100 kilómetros si se llevan conectados. Necesita siete horas para recargarlo en un enchufe normal y 30 minutos en uno de carga rápida.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS