Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Joy', un filme sobre la necesidad de comunicación

Joy y Flamenco, flamenco fueron las dos películas de la Sección Oficial presentadas ayer en Sevilla Festival de Cine Europeo. Joy, de la directora Mijke de Jong, es un filme holandés lleno de tristeza y desolación. El título de la película coincide con el nombre de su protagonista. Joy es una chica inadaptada y solitaria. Se mueve con brusquedad por un mundo que ve como hostil.

El único recuerdo que conserva de su madre biológica es el nombre que le puso antes de abandonarla cuando era un bebé. La vida de Joy ha sido un peregrinaje por orfanatos de Ámsterdam. Tiene un novio, Moumou, que intenta hacerle la vida más fácil. Pero el entendimiento entre ambos es complicado. El mismo calor familiar que envuelve al novio contrasta con la soledad afectiva de Joy. En la chica se arraiga la idea de que la única manera de ser feliz es reunirse con su madre.

La historia se desarrolla en una Ámsterdam gris, impersonal, de edificios funcionales, muy lejos de los vistosos escenarios de canales y arquitectura tradicional que hacen felices a muchos turistas.

No es la primera vez que la directora de Joy acude al festival sevillano. Mijke de Jong ganó en 2008 el Giraldillo de Plata con La hermana de Katia. "He querido hablar de qué ocurre cuando la gente cierra su corazón al exterior. Mi película habla de la necesidad imperiosa de comunicación como lo más importante de la vida. Y también habla de qué ocurre si no se alcanza esa comunicación", explicó De Jong.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 2010