Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ibex 35 retrocede el 3,56%

Los problemas de Santander y BBVA arrastran al mercado español

Las decisiones sobre política monetaria adoptadas esta semana por los bancos centrales de las grandes áreas económicas han sacudido con fuerza a los mercados financieros y amenazan con provocar importantes turbulencias en los mercados de divisas a corto y medio plazo.

La Bolsa española se ha visto afectada por diferentes problemas que, al final, le han restado al Ibex 35 el 3,56% y le llevan hasta niveles desconocidos desde hacía más de dos meses. El principal índice del mercado de valores español cerró la semana en 10.428,10 puntos.

Uno de los puntos problemáticos de esta semana ha estado en la vuelta de las turbulencias a los mercados de deuda. Los problemas de Irlanda han vuelto a contagiarse con facilidad a otros países de la periferia europea, entre ellos España. El diferencial del bono español a 10 años con el bund alemán ha vuelto a saltar al cierre de esta semana hasta los 196 puntos básicos, desde los 163 que tenía el viernes de la semana anterior. El riesgo país ha afectado a todos los productos financieros españoles y solo por eso se entienden las dificultades que han tenido los grandes bancos para encarar sus problemas particulares.

El anuncio de la adquisición de una participación en el banco turco Garanti por parte de BBVA no fue muy bien recibido por los mercados, al considerar los analistas que la necesaria ampliación de capital tendría un efecto dilusivo para las acciones, al afectar al beneficio por acción a corto y medio plazo. La ampliación de capital comenzó el pasado viernes y las acciones de BBVA terminan la semana con una caída del 11,32%, aunque si se excluye el precio del derecho de suscripción el recorte es del 7,65%.

La inesperada fuga a la competencia del principal directivo de Banco Santander en Reino Unido ha afectado con fuerza a la cotización del banco, que pierde el 7,91% en la semana al considerar los inversores que la entidad puede tener problemas para sacar adelante sus planes inmediatos en aquel país.

Así las cosas, la Bolsa española queda en malas condiciones para encarar una fase de tensiones en los mercados financieros. La Reserva Federal de Estados Unidos pondrá en marcha la "máquina de hacer billetes" para tratar de reactivar su economía, al tiempo que el BCE apuesta por limitar el efectivo para controlar la inflación. Una de las consecuencias de la política de Estados Unidos será el debilitamiento del dólar, con la consiguiente presión para otras divisas. Los recientes episodios de intervención en los mercados para controlar las divisas y mantener la competitividad de las empresas pueden volver en las próximas semanas y no parece que el euro vaya a salir ganando con ello. Un euro más caro frenará la entrada de capital externo en los mercados de valores, justo en un momento en el que los índices de Estados Unidos se acercan a sus niveles de resistencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de noviembre de 2010