Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | Eduardo Noriega - Actor | EL VIAJERO HABITUAL

En apuros por Croacia

El actor santanderino Eduardo Noriega, que ayer estrenó el filme Agnosia, nos relata unas plácidas vacaciones en la isla croata de Hvar , rematadas con un final de infarto.

¿Qué tal el veraneo en el Adriático?

Por ese entonces Hvar era muy tranquila, una gozada, está llena de olivares, viñedos..., ¡y la ensalada de pulpo es una delicia!

¿Y las playas?

Fantásticas. Las hay de rocas y de arena, aunque lo mejor era irse a los islotes deshabitados junto a la costa. En bote, supongo. Sí, alquilamos un...bueno, nosotros lo llamábamos el vespino. Era una barcaza a motor con un toldo. Si había más de tres personas a bordo avanzaba a regañadientes y como nosotros éramos cuatro solo nos atrevimos a navegar hasta las islitas más cercanas.

Debieron regresar de lo más relajados.

Sí, pero la tranquilidad se acabó de regreso a Split. Desde ahí debíamos coger un taxi a Dubrovnik para volar a España. Pero nos tocó un taxista un tanto especial.

¿A qué se refiere?

Nada más salir de Split se perdió. Hasta que encontró por fin la autopista.

Menos mal.

Pero la autopista estaba atascadísima, así que tomó una carretera llena de cementerios que serpenteaba por las montañas. Cada vez estábamos más nerviosos porque veíamos que no llegábamos...

Me tiene en ascuas...¿Qué pasó al final?

El taxista nos vio tan desesperados que al final nos farfulló en inglés que él tenía una amiga que trabajaba en el aeropuerto y que nos podía ayudar, así que la llamó por el móvil.

¿Embarcaron?

De milagro. Con el vuelo a punto de despegar, la mujer nos metió por una especie de puerta trasera del aeropuerto. Nos miraron los billetes y pasaportes a toda velocidad y nos arrojaron al avión.

Una pena que no pudieran pasear por Dubrovnik.

Por fortuna lo hicimos a la ida y hasta pudimos tirarnos al mar desde sus espectaculares murallas. Una gozada

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 2010