Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELÉFONOS | CiberP@ís

La respuesta de Nokia

El nuevo N8 tratará de frenar el empuje de iPhone y los móviles Android

Vaya por delante: de cada cinco móviles que se venden, uno se llama Nokia. El fabricante finlandés es el que vende más móviles baratos y también el superventas en teléfonos inteligentes. La ventaja del imperio finés -uno de los pocos imperios tecnológicos que quedan en Europa- es que tiene clientela del teléfono de 19 euros y del de 500 euros. Su punto fuerte es también su debilidad. Por abajo tiene que competir con las marcas blancas chinas que empiezan a introducir aparatos a 10 euros y menos; y por arriba tiene a los Android y el iPhone de Apple, rey del marketing.

Con disparos de tan diversos frentes es difícil responder con acierto. Nokia, con el N8, que sale a la venta esta semana en España y en el mundo, trata de frenar la competencia más alta, la de los 500 euros, aún hoy minoritaria pero que en cuatro años dominará el 80% del mercado mundial.

Las cualidades de la cámara son tan destacables que oscurecen el resto

Los menús se simplifican, pero aún necesitan más clics que otros

La firma finlandesa, líder mundial absoluto, se arriesga a abarcar demasiado

Es la esperanza europea ante el dominio de Google, Facebook y Apple

- La máquina. El N8 es una cámara de fotos con botones. Las cualidades de la cámara son tan destacables que oscurecen el resto. Nokia dice que es la mejor cámara de móvil del mundo, y es verdad. No ya por los megapíxeles (12) sino por la óptica Carl Zeiss, el gran angular, el flash Xenon, la grabación de vídeos en alta definición y luego la posproducción: editar fotos y vídeos, transferirlos, almacenarlos, colocarlos en las redes sociales... Todo es fácil o, al menos, más fácil que antes. A eso ayuda una pantalla de 3,5 pulgadas, de tecnología Amoled (ideal para ver vídeos, no para leer), que no es la más grande del segmento con el que compite, pero tampoco la diferencia es mucha. Es, posiblemente, la única cámara móvil de fotografiar con calidad en condiciones de luz adversas. Nokia tiene mucha confianza en dos cables que se adjuntan, un USB y un HDMI. Con ellos se adapta el móvil al televisor y, en consecuencia, películas y videojuegos pueden verse en la gran pantalla (incluso en las de cine). La novedad no son los enchufes, sino la calidad de imágenes y sonido al colocarse en pantallas de gran tamaño. Es soberbia. No hay ninguna pérdida, sino al contrario. Así se puede comprobar que el sonido Dolby de cinco salidas es -efectivamente- tal y que las sensaciones 3D de los videojuegos resaltan. Eso es posible gracias al doble procesador, uno de ellos reservado para los contenidos gráficos.

- El software. De vez en cuando suenan cantos de sirena en el sentido de que Nokia acabará fabricando móviles con Android. Su sistema operativo es Symbian -que nació para que fuera compartido por otros fabricantes, pero que ahora es unimarca-. Symbian era bueno hasta que apareció el iPhone con su sistema iOs y luego el Android. Ellos demostraron que el uso de un smartphone podía ser fácil, simple y rápido. Los Nokia se quedaron con la imagen de ser algo obsoleto. N8 estrena el Symbian 3, acabando con cualquier especulación. Su software ha mejorado mucho, es más intuitivo, más sencillo, pero para moverse -con la excepción de la cámara fotográfica- aún necesita hacer más clics que con los móviles de la competencia. Es multitáctil, multitarea y con los dedos se pueden ampliar y menguar las imágenes o los textos. Nada de ello sorprenderá a la competencia, pero Nokia no lo tenía. Un adicto a la marca finlandesa lo agradecerá, pero será difícil que convenza a otros. Nokia se ha puesto al día.

- Ovi, la tienda. Es más que una tienda, es un centro de control. No tiene el número de aplicaciones de la App Store ni de Android Market, y nunca las tendrá, pero sí las suficientes. Pero Ovi es, además, el sitio en Internet donde actualizar el móvil, sincronizar el aparato y, algo fundamental, almacenar contactos y todos los archivos del móvil para el caso de pérdida o, simplemente, cambio de aparato.

- La imagen. El mayor problema de Nokia no se llama software, muy mejorado aunque aún inferior al Android o iOs, ni de hardware, quizás el mejor; su problema es de imagen y más concretamente en Estados Unidos.

Su dominio en África y en Asia, su buena posición en Europa, además de ser líder absoluto en ventas parece insuficiente. Si no triunfas en Estados Unidos, no existes. No es así, y menos en un mundo donde la balanza la inclina, hacia uno u otro lado, China. Mirado geoestratégica y egoístamente, Nokia es de lo poco que queda en Europa para competir con el triángulo de Palo Alto (Google, Facebook, Apple). El nuevo N8 es el primer paso serio de la fábrica finlandesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de noviembre de 2010