Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China alivia a Portugal con sus planes de comprar deuda

Hu Jintao, presidente de China, llegará esta semana a Lisboa con la cartera preparada para comprar títulos de deuda pública y dar un balón de oxígeno a las maltrechas finanzas públicas portuguesas. En vísperas de la visita oficial de Hu, la número dos del Ministerio de Asuntos Exteriores, Fu Ying, ha expresado la voluntad del gigante asiático de "participar en el esfuerzo de recuperación económica y financiera" de Portugal. En la agenda del presidente chino destacan la firma de acuerdos y contratos de inversión.

Mañana, antes de la votación en la Asamblea de la República de los controvertidos Presupuestos para 2011, Portugal emitirá 1.000 millones de euros en títulos de deuda a 3 y 12 meses. La semana pasada, el instituto de crédito público vendió otros 1.200 millones a un tipo de interés de 2,88% y la demanda superó a la oferta en 2,4 veces.

Reservas de divisas

Las abundantes reservas en divisas permiten a China comprar títulos de deuda en euros, con lo que atenúa su fuerte exposición a las fluctuaciones del dólar y, al mismo tiempo, acudir al rescate de economías como la portuguesa (7,3% de déficit público), agarrotadas por el endeudamiento. En julio pasado, el Banco Central de China compró 540 millones de euros en títulos de deuda española, y a comienzos de octubre el primer ministro, Wen Jiabao, ofreció en Atenas comprar bonos de deuda griega.

El interés de China en Portugal demuestra el éxito de la estrategia de diversificación de la base de inversión promovida por las autoridades lusas, según ha declarado al Financial Times el secretario de Estado portugués del Tesoro, Carlos Costa Pina. "La deuda portuguesa ofrece una relación interesante entre beneficio y riesgo", añadió.

Portugal ha vivido los últimos días una gran incertidumbre en lo económico y lo político ante las dificultades del Gobierno para lograr un mínimo consenso con la oposición para aprobar los Presupuestos.

El Ejecutivo socialista y el conservador Partido Social Demócrata (PSD) firmaron el sábado pasado un protocolo de acuerdo, que aparca de momento una eventual crisis política y la dimisión del primer ministro, José Sócrates. El Gobierno ha cedido en los topes de las deducciones en el impuesto sobre la renta y renuncia a subir dos puntos del IVA en algunos productos de la cesta de la compra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de noviembre de 2010