Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación de Ourense pagará una adjudicación verbal de hace 18 años

La justicia ordena el abono de 152.000 euros por el proyecto de un aeropuerto

En el año 1987, el entonces vicepresidente de la Diputación y alcalde de Xinzo de Limia, Isaac Vila, encargó de forma verbal el proyecto de construcción del aeródromo de su municipio. Lo pagó la Diputación, sin trámite administrativo previo, ni informes. Cinco años después, Vila presentó una propuesta similar a la comisión de gobierno de la institución provincial que seguía presidiendo el PP y de la que él era aún vicepresidente. Se trataba esta vez de la construcción de un aeropuerto en el mismo municipio, que habría de hacerle competencia al de Lavacolla. La institución encargó la propuesta al Colegio Oficial de Ingenieros Aéreos de España pero no llegó a pagarlo, con lo que nunca lo recibió. Ahora, sin proyecto, sin aeropuerto y con un acuerdo verbal que no llegó a pasar por pleno, la Diputación está condenada a pagar al colegio profesional 152.000 euros: los 72.900 euros en que estaba fijado el trabajo de los ingenieros y 80.000 más en concepto de intereses de demora, según una sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

La institución admite que en este encargo se saltó todos los trámites

La decisión de encargar un proyecto para la construcción de un aeropuerto no se llevó nunca a pleno. Según consta en el informe judicial, los responsables de la Diputación reconocieron que la tramitación institucional del fracasado aeropuerto limiano se saltó todos los trámites y fue una réplica de la adjudicación del aeródromo que tuvo lugar cinco años antes. Esto es, que Isaac Vila encargó el proyecto de forma verbal y sin cumplir los trámites administrativos necesarios.

La junta de gobierno de la que él formaba parte respaldó sin embargo su propuesta y aprobó pagarlo. Nunca lo hizo, pese a que en esta ocasión había un informe de Secretaría que informaba de que sí se pagaría.

BNG y PSdeG mantienen la tesis de que la Xunta, gobernada en aquellos años por Manuel Fraga, se opuso a la construcción del aeropuerto ourensano. El PP no da explicaciones. "No nos salió bien", resumió ayer la peripecia institucional el portavoz del grupo popular en la Diputación, el alcalde de Muiños, Plácido Álvarez, contestando a la pregunta de la oposición sobre las "verdaderas causas" de que no se hubiera pagado el trabajo de los ingenieros. Tras años de pleitos, las arcas provinciales afrontarán ahora el pago de un proyecto fantasma en donde los intereses de demora suman más que los honorarios de los profesionales.

En cuanto la Diputación se negó a pagar el trabajo, el Colegio Oficial de Ingenieros Aéreos de España demandó a la institución provincial en vía civil. Tras declararse este órgano no competente, los ingenieros acudieron al contencioso administrativo, en donde ganaron. La Diputación recurrió ante el TSXG pero el alto tribunal gallego ha condenado a la endeudada institución ourensana.

PSOE y BNG consideran que los integrantes de la junta de gobierno incurrieron en una "grave dejación de responsabilidad". "Nadie sabe quién encargó el proyecto ni cuál era la finalidad, no hubo trámites administrativos ni concurso de licitación", enumeró el portavoz del BNG, Xosé Manuel Fírvida, que reclamó ayer al pleno de la Diputación la apertura de una comisión de investigación, para depurar responsabilidades políticas, y el traslado del expediente a la Fiscalía para depurar las posibles responsabilidades penales.

Pero el grupo de gobierno de la Diputación impuso su mayoría para negar ambas peticiones. "¿Qué investigación quieren hacer si tienen el expediente completo?" replicó Álvarez a la oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 2010