Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acacias de acero en San Domingos de Bonaval

Oro Claro reproduce en Santiago un "sarcófago colectivo"

Hace tres años, un amigo del Xurés llegó al estudio de Xurxo Oro Claro y le dejó allí un carballo de dos metros y medio. Lo había descuajado el temporal, y pensó que el escultor alaricano podría hacer algo con él. "Todas las mañanas abría la puerta del estudio y el árbol seguía allí, hasta que un día vi un bosque".

Un bosque de acero inoxidable, el material -"limpio, dulce y poético, pese a su apariencia fría"- con el que trabaja desde mediados de los noventa, es lo que expone ahora Oro Claro en el camino que acaba en la iglesia compostelana de San Domingos de Bonaval. La instalación Bosque 3050 está formada por 37 acacias y 2 carballos pequeños sobre gravilla negra. El artista repite la idea de "sarcófago colectivo" para una exposición que se iba a titular Sarcófagos de vida. Al final optó por 3050, fecha futura en la que podría estar asegurada la existencia, al menos, de este bosque, aquí entre el espacio sacro de la iglesia y la memoria civil enterrada en el Panteón dos Galegos Ilustres, todavía bajo supervisión eclesiástica.

Las esculturas metálicas, realizadas sobre la base del árbol, fueron trabajadas a martillo y soldadas con barra de estaño. Tres semanas de trabajo para momificar cada pieza, aunque la estética empezó buscando árboles en el monte. No en la elección de la especie mayoritaria, acacias partidas o calcinadas -"un arbusto que llegó aquí en los años treinta, peor que las silvas"-, sino pensando en el biotopo de acero de San Domingos. "El bosque que presenta Oro es un bosque muerto que fue embalsamado con la promesa de una vida futura", argumenta la comisaria de la exposición, Montse Cea, "una metáfora perfecta de la angustia que le produce al artista la depredación del medio natural".

A Oro le interesa que la arboleda de Bosque 3050 se siga plantando en "espacios de silencio tan determinantes como Bonaval". El montaje, en el que colaboraron las concejalías de Cultura de Santiago y Ourense, con el apoyo de Xunta y Arzobispado, tendrá recorrido. De Compostela saldrá hacia el monasterio de Oseira a comienzos del nuevo año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de octubre de 2010