Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blanco culpa a Feijóo del retraso del AVE por cambiar el trazado

Alega que él hace "más por Galicia" que el presidente, a quien acusa de poner trabas

El enfrentamiento entre la Xunta y el Gobierno central, personalizado en el presidente Alberto Núñez Feijóo y el ministro de Fomento, José Blanco, suma un nuevo capítulo cada día. Ayer, tras firmar un convenio con el Ayuntamiento de Santiago para rehabilitar el edificio del Cabildo, el titular de Infraestructuras del Gobierno central mandó un nuevo recado al presidente gallego. "Fomento no sólo invertirá los 3.000 millones comprometidos para el AVE este año, sino que blindará la Alta Velocidad con una inversión de 6.000 millones", concluyó. Que los fondos lleguen con seis meses de retrasó lo atribuyó a la demora de la tramitación administrativa que acumula medio año de retraso. Blanco culpó a las trabas medioambientales que el Gobierno de Feijóo puso al trazado previsto por Fomento en la entrada del tren a Galicia.

El PP dice que el Pacto do Obradoiro es "otra mentira más" del ministro

Blanco acusó directamente a Feijóo de "faltar a su palabra" cuando dijo, tras firmar el Pacto do Obradoiro, por que el se garantizaban las grandes obras, que no pondría obstáculos al Gobierno central. El ministro considera que las objecciones medioambientales argumentadas por el Ejecutivo autonómico fueron una deslealtad que retrasó seis meses la tramitación administrativa previa a la licitación. Pese a ello, aclaró que la Alta Velocidad estará lista en 2015 y pidió "colaboración de la Xunta" para movilizar recursos extraordinarios.

De paso culpó a los dirigentes del PP de estar más preocupados por que el ministro cumpla su palabra que por la llegada del AVE a su tiempo. "Ellos no han cumplido su parte que era no poner obstáculos pero cumpliremos con la palabra dada", volvió a prometer.

Como acostumbra a hacer, cada vez que pone un pie en Galicia, repasó las grandes obras que su cartera ha asumido en esta comunidad. En Mondoñedo donde Fomento financiará la rehabilitación de la Catedral, con cargo al 1% del presupuesto de las infraestructuras que se dedican a bienes culturales, aseguró que él mismo está haciendo por Galicia "probablemente más que el presidente de la Xunta". Allí volvió a pedir colaboración al Ejecutivo de Feijóo, con el que dice mantener unas "relaciones institucionales correctas".

Blanco pisó por último las obras de la nueva terminal de Lavacolla que ya estrenará el Papa el próximo seis de noviembre si bien la obra no se inagurará hasta meses más tarde. El ministro subrayó que el tráfico de pasajeros en Santiago aumentó un 16% en septiembre y pronosticó que a final de año Lavacolla igualará su propio récord de viajeros con dos millones de personas, algo que sólo ocurrió en 2007.

La respuesta del PP no tardó en llegar en forma de comunicado. Los populares critican "que el ministro venga a Galicia a hacer partidismo" y le animan "a licitar los 3.1000 millones a su tiempo". La nota encabezada con el logotipo del PP subraya que el Pacto do Obradoiro "es una de las mentiras" que Blanco ha contado a los gallegos y recuerda que las únicas palabras que quieren escuchar del ministro "son aquellas en las que diga que cumplirá lo que firmó y que licitará los 3.100 millones que debe" a esta comunidad.

El texto no incluye ni una sola alusión a la modificación del trazado del AVE en sus accesos desde la Meseta que ha obligado a retrasar la tramitación administrativa y con ella también la licitación de Fomento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de octubre de 2010