Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Dinero & inversiones

Tiburones con alma caritativa

Muchos gestores de 'hedge funds' bajistas en la Bolsa española son grandes filántropos

Los hedge funds o fondos de alto riesgo tienen mala (muy mala) reputación. Se les acusa de especuladores, de alimentar la volatilidad, de no tener escrúpulos... En su defensa estos fondos argumentan que sus inversiones son tan válidas como cualquier otra y que además ofrecen liquidez y dan contrapartida al mercado. Entre las estrategias de estos enfants terribles bursátiles la que peor imagen tiene es aquella que apuesta por la caída de la cotización de una compañía o de cualquier otro activo financiero. En España, tras el último cambio normativo es posible conocer qué fondos están poniéndose cortos en las compañías. Actualmente, estas inversiones tienen un valor de mercado de 1.770 millones de euros. Estas son las historias personales de los principales gestores bajistas en nuestro mercado.

Las apuestas bajistas tienen un valor de mercado de 1.770 millones

Condecorado por el Papa Benedicto XVI, Hintze apuesta contra Sol Meliá

Paul Marshall, activista en causas caritativas, colabora con Nick Clegg

Sandler fundó su primer 'hedge' con 25 años y tiene un piso de 20 millones

- Un ex militar que restaura la Capilla Sixtina. El australiano Michael Hintze (56 años) fundó en 1999 el hedge fund Convertible & Quantitative Strategies (CQS) que hoy gestiona un patrimonio cercano a los 6.000 millones de euros. Este fondo tiene posiciones cortas en Sol Meliá equivalentes al 1,71% de su capital. Antes de aterrizar en la City londinense y convertirse en uno de los 10 gestores mejor pagados, Hintze se enroló en el ejército australiano. Es licenciado en Ingeniería Eléctrica y Matemáticas y tiene un máster por Harvard. Su bautismo en el mundo financiero tuvo lugar en Credit Suisse First Boston, donde se hizo un nombre en el sector gestionando nada menos que la estrategia de arbitraje con bonos convertibles. Antes de lanzar CQS también trabajó como trader en Goldman Sachs.

Desde las oficinas de la gestora, con vistas a Buckinghan Palace, Hintze da rienda suelta a sus otras dos pasiones: la política y la filantropía. De ideas conservadoras, ha hecho importantes donaciones a los tories. También se rasca el bolsillo en el ámbito de la caridad. Junto a su mujer Dorothy desarrolla una importante actividad filantrópica y participa en más de 150 causas. Entre otras, ha colaborado en la restauración de los frescos de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina y del famoso teatro londinense Old Vic. De fuertes convicciones religiosas, en 2005 el Papa Benedicto XVI le nombró caballero comandante de la Orden de San Gregorio.

- Gestor precoz concienciado con el cáncer de ovarios. Ricky Sandler (38 años) fundó en 1998 Eminence Capital, una gestora de hedge funds con sede en Nueva York. Sus fondos tienen posiciones cortas en Grifols y en el Banco Sabadell. Licenciado en Economía por la Universidad de Wisconsin, Sandler comenzó como analista bursátil en Mark Asset Management. Con solo 25 años fundó su primer hedge funds (Fusion Partners) junto a Wayne Cooperman. Diferencias con el estilo de gestión de su socio le llevaron a independizarse llevándose buena parte de la cartera de clientes. Sandler suele utilizar estrategias de inversión bastante apalancadas. No le ha ido mal: su gestora maneja un patrimonio de 5.400 millones, un volumen que le ha permitido darse algunos caprichos como la compra recientemente de un apartamento en Manhattan valorado en 20 millones de dólares. Junto a Mara, su mujer, Sandler dirige una fundación que colabora con diferentes centros especializados en la investigación del cáncer de ovarios.

- Algoritmos, educación infantil y ambiciones políticas. Paul Marshall (51 años) cofundó junto a Ian Wace en 1998 Marshall Wace, una entidad que con el tiempo se ha convertido en una de las mayores gestoras europeas de hedge funds. Buena parte de sus estrategias se basan en complejos programas informáticos que utilizan algoritmos para anticipar las tendencias de los mercados. Marshall Wace tiene posiciones cortas en Bankinter y Banco Sabadell.

Educado en el Saint John's College, Marshall estudió en Oxford y tiene un MBA por la escuela de negocios Insead. Este gestor ha sido uno de los más beligerantes contra las opiniones de aquellos que durante la crisis han apostado por prohibir las ventas en corto. Marshall colabora con diferentes organizaciones benéficas centradas sobre todo en temas de educación infantil. Además, es miembro fundador (puso un millón de libras de su bolsillo) del think tank Centre Forum.

Desde sus oficinas en el centro de Londres, Marshall puede contemplar el Parlamento británico, un símbolo y un recuerdo de sus conocidas ambiciones políticas. A este gestor le une una larga y pública colaboración con el partido Liberal de Nick Clegg.

- La mano derecha de un mito con fundación propia. Hablar de Julian Robertson es hablar de un mito en el sector de los hedge funds. Su fondo Tiger Fund fue uno de los pioneros en la gestión de alto riesgo y de los más rentables, hasta que el pinchazo de la burbuja tecnológica precipitó los reembolsos. Muchos de los discípulos de Roberson tienen ahora gestora propia. Uno de los miembros de esta cantera es John Griffin. Mano derecha de Robertson (presidió Tiger Fund entre 1993 y 1996), fundó su propio grupo (Blue Ridge Capital) en 1999. Griffin tiene apuestas bajistas en el Banco Popular.

Profesor adjunto en Columbia Business School, Griffin también trabajó como analista financiero en Morgan Stanley. Gran conocedor de los movimientos gregarios en los mercados, este gestor es uno de los pioneros en la teoría económica conocida como Behavioural Finance, que trata de aplicar la psicología al mundo de la inversión. Su estrategia se basa en buscar oportunidades en mercados en los que la gente "deja de pensar". Griffin fundó en 1999 la Blue Ridge Foundation, que patrocina iniciativas empresariales en zonas deprimidas de Nueva York.

- Editor de 'The Economist' y colaborador de Thatcher. En 1988 se fundó TT International, un hedge fund que gestiona el dinero de clientes institucionales. Este fondo apuesta a la baja en Bankinter y en el Banco Sabadell. Uno de los consejeros principales de esta institución es Dudley Fishburn, que empezó su carrera en el mundo financiero como editor asociado en la revista The Economist. Posteriormente, fue miembro del Parlamento británico durante 10 años, una época en la que trabajó próximo a Margaret Thatcher y John Mayor. Dudley ha servido también en el Foreign Office y en el Departamento de Comercio.

- Cuando especulación es compatible con activismo. Amber Capital se fundó en 2005 como consecuencia de la escisión de 16 traders de la banca de inversión de Société Générale. El movimiento estuvo capitaneado por Joseph Marie Oughourlian. Amber Capital, con sede en Nueva York, tiene apuestas bajistas en Abengoa, ACS y Prisa (grupo editor del diario EL PAÍS). Se trata de un hedge fund que combina posiciones largas y cortas basándose en análisis fundamentales de las compañías. También está especializado en inversiones en situaciones especiales (OPA, fusiones...).

En sus apuestas largas, Oughourlian es un firme defensor del activismo accionarial. "Somos inversores financieros, pero queremos hacer una contribución institucional. Este es el motivo de que asistamos a las juntas, propongamos consejeros independientes e intercambiemos opiniones con los gestores. Es un trabajo duro, pero rentable", explicó a los periodistas cuando adquirió el 2,5% de Mediobanca. La quiebra de Lehman Brothers les supuso un agujero de 600 millones de dólares, aunque devolvieron todo el dinero a sus clientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de octubre de 2010