Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta ingresará 34 millones más al año con la subida del recibo del agua

El PP justifica las nuevas tarifas por "los mil ríos que hay que limpiar"

El consumo de agua se encarecerá en Galicia. La entrada en vigor de la Lei de Augas, en las próximas semanas, supondrá la desaparición del canon de saneamiento, que gravaba el consumo con una tarifa de 0,209 euros el metro cúbico, y su sustitución por un complejo sistema de cálculo con una parte fija y otra determinada por el consumo. El proyecto de ley pasó ayer en comisión el último trámite antes del pleno que le dará aprobación definitiva. El grupo popular rechazó las enmiendas de la oposición que pretendían rebajar el impacto económico del canon del agua en el recibo doméstico. Socialistas y nacionalistas acusaron a la Xunta de promover una ley con estricto "afán recaudatorio", mientras el PP aseguró que sólo aplica el principio de que quien contamina, paga.

Socialistas y BNG lamentan el "afan recaudatorio" de la Lei de Augas

En efecto, el sistema progresivo castigará más a los que más agua consuman para premiar así el ahorro. Pero los socialistas se agarran a las cifras que aparecen en la memoria económica del proyecto de ley para evidenciar el impacto económico que el canon del agua tendrá en el bolsillo de los gallegos. Así, frente a los 34,7 millones de euros de recaudación por el canon de saneamiento previstos en los Presupuestos de la Xunta para 2010, la ley de la Consellería de Medio Ambiente prevé una recaudación de 68,5 el año próximo, lo que supone un incremento del 97%.

La socialista Carmen Gallego atacó con más datos al portavoz del PP en la comisión, Daniel Varela. Según sus cálculos, el agua le saldrá a los gallegos un 120% más cara que a los andaluces, "a pesar de las evidentes diferencias de la disponibilidad de recursos". Y en los tramos de mayor consumo, las tarifas se asimilan "a las de una desaladora del Levante español". El PSdeG está de acuerdo en implantar un modelo progresivo, pero reivindicó una política de precios "consensuada". "La política de tarifas no debe ser el único instrumento para modular el consumo, sino uno más". La nacionalista Isabel Sánchez atacó la ley por el mismo flanco, el de la recaudación. "El canon es la verdadera y única finalidad de este proyecto", acusó la diputada del BNG.

Daniel Varela replicó con un tono comedido al BNG, que presentaba 33 enmiendas, y hostil al PSdeG, que formalizó 171. Los populares aceptaron de hecho nueve propuestas de los nacionalistas y sólo tres de los socialistas, a las que añadieron otras 10 del PP apoyadas por unanimidad. En total, 22 enmiendas, que se suman a otras 18 del PP rechazadas por la oposición. Sólo una retoca el canon del agua.

El portavoz del PP se apoyó en actos y declaraciones del ex conselleiro de Medio Ambiente, el ahora líder del PSdeG, Pachi Vázquez, para constestar a Carmen Gallego. Y frente a los datos de que el recibo será más caro que en Andalucía o Murcia, que puso en duda, argumentó que es más costoso efectuar el saneamiento en comunidades "con mil ríos que con sólo dos ríos que limpiar". Daniel Varela sostuvo que se trata de una ley "absolutamente necesaria y urgente", que se adapta a la normativa europea y que busca racionalizar el uso del agua.

Un nuevo tributo

- El canon del agua consta de una parte fija y otra variable.

- La parte fija es de 0,5 euros para pequeños consumos y de 1,5 para el resto.

- La variabletiene cuatro tramos. El primero es gratuito, el segundo de 0,28 euros el metro cúbico, el tercero de 0,36 y el cuarto, de 0,41.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de octubre de 2010

Más información