Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cajas culminan la fusión pese a un último intento de Méndez de entrar en la cúpula

Las alusiones al "día histórico", el de ayer, en que las asambleas generales de las dos cajas de ahorros gallegas refrendaron su fusión, se repitieron en A Coruña y en Vigo. Únicamente negaron su apoyo los sindicalistas de CIG y UGT y, absteniéndose, los cuatro delegados del BNG en la asamblea de Vigo, que en total sumaron 12 votos "de resistencia" frente a los 273 afirmativos. Pero la fusión estuvo en vilo hasta el último momento por la tentativa de José Luis Méndez, ex director general de Caixa Galicia, de acceder al consejo de administración de la nueva entidad a través de las vacantes de la asamblea, según confirmaron diversas fuentes de Caixa Galicia. La maniobra, que le permitiría acceder a la presidencia de la caja única cuando acabe el turno de Julio Fernández Gayoso, no triunfó porque traicionaba el pacto no escrito en las conversaciones de la fusión que dejaba fuera de la cúpula a Méndez y fue visto con malos ojos por Caixanova, la Xunta y la autoridad monetaria.

Las de ayer fueron las asambleas más concurridas de la historia de ambas entidades y, aunque "la fusión llega en el peor momento de los últimos 100 años", dijo Gayoso, presidente de la nueva entidad, el tandem de José Luis Pego y García Paredes, director general y adjunto, respectivamente, de la nueva caja, "nos va a dar muchas alegrías".

Los pitidos y abucheos de los sindicalistas que recibieron a los delegados en las dos asambleas resultaron finalmente anecdóticos y, dentro, se produjeron sólo las resistencias formales y paradójicas de los nacionalistas, que fueron en el inicio del proceso defensores principales de la fusión. Con todo, el resultado estaba marcado y "no puede ser mejor", afirmó Fernández Gayoso.

A la asamblea de Caixa Galicia asistieron 137 de los 160 consejeros generales, de los que 134 votaron sí y tres (los representantes de la CIG) no. A la de Caixanova asistieron 148 delegados y la votación de los sucesivos puntos dio un resultado invariable, con cinco votos en contra (tres de UGT, uno de CIG y otro del representante municipal de Cangas, de EU) y cuatro abstenciones de los delegados del BNG (dos de Vigo, uno de Moaña y otro de la Diputación de Ourense).En A Coruña, la ausencia de José Luis Méndez marcó un punto de tensión. Pese a que estaba invitado al acto, sólo estuvo presente en las menciones que hizo García de Paredes ("nada hubiera sido posible sin la dirección de José Luis Méndez. Sin la entrega, el talante y la visión de José Luis Méndez... No es el trabajo de una persona. Son los logros de un buen equipo"). Al final, Mauro Varela restaba importancia a esa ausencia sin aludir a los forcejeos que había motivado bajo cuerda. "No, no me comunicó que no iba a venir, tendría otras ocupaciones. Tampoco tenía por qué asistir", dijo.

La nueva caja será, por su volumen de negocio, la quinta de España, sometida a "las amenazas comunes a todo el sistema financiero español, que nos hace desear una mejora del entorno", dijo Gayoso, para subrayar la esperanza que genera el nuevo equipo directivo. "Las cajas ganamos porque somos líderes sociales de nuestro territorio", afirmó Varela en A Coruña. En ambos escenarios se enfatizó en la modernización que ya acomete la nueva caja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de octubre de 2010