Cartas al director
i

Cifras inadmisibles

Es indignante que a dos meses y medio de finalizar el año haya el mismo número de mujeres muertas que todo el año anterior.

Desgraciadamente, las cifras hablan por sí solas, y aunque parezca frío y desolador hablar de cifras no queda más remedio para seguir concienciando a la población de que algo está fallando y que no debemos permitir que cada mes más de cinco mujeres mueran asesinadas a manos de sus parejas.

Hay muchos medios para contribuir a denunciar cuando somos conscientes de que una mujer está siendo maltratada. Las nuevas tecnologías están a nuestra disposición para facilitar una vía más para acabar con esta lacra que cada final de año deja un triste balance. Es necesario crear una red social para prevenir este tipo de violencia. Si la mujer no denuncia por miedo deben ser sus familiares o su entorno.

Es intolerable que en más de 30 años de democracia, las mujeres sigamos siendo cruelmente asesinadas. Y lo peor es que acabemos acostumbrándonos y estas noticias tengan un espacio fijo en los medios como los deportes o el tiempo. Son datos escalofriantes, y un retroceso, si consideramos que cada vez son más jóvenes las que soportan malos tratos.

Por ello, además de las leyes que son la base fundamental donde poder aferrarse, necesitamos la implicación general, la decisión firme y fuerte ante cualquier atisbo de violencia física o psíquica, porque una lleva aparejada la otra, y cuando aparece ya sabemos cual puede ser el final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de octubre de 2010.

Lo más visto en...

Top 50