Reportaje:

La Plaza de España vuelve a 1929

La rehabilitación de uno de los lugares fundamentales de Sevilla se inaugura hoy

"La Plaza de España luce como en 1929". Con estas palabras resume el delegado de Urbanismo de Sevilla, Manuel Rey, la conclusión de unos trabajos que han devuelto su brillantez a uno de los lugares fundamentales de la capital andaluza. Un espacio que forma parte del imaginario de muchos sevillanos vuelve a su origen. Su enorme tamaño -200 metros de diámetro con un área de 14.000 metros cuadrados- propicia un espectacular impacto visual cuando se la ve por primera vez. Bordeada por 48 bancos dedicados a las provincias españolas y decorados con azulejo de cerámica, la plaza cuenta con otro atractivo: un arroyo atravesado por cuatro puentes.

A lo largo de 80 años, la Plaza de España fue el escenario donde pasearon familias, se enhebraron y rompieron compromisos amorosos, se rumió la tristeza de un fracaso laboral o se celebraron los momentos más gratos de la vida. Y es asimismo uno de los enclaves históricos y arquitectónicos más visitados por los turistas. Forma parte, junto a la catedral y los Reales Alcázares, de ese paquete de visitas imprescindibles para aquel que quiera presumir de haber pasado por Sevilla.

La inauguración de su rehabilitación se celebra hoy al mediodía. El monumento creado para la Exposición Iberoamericana de 1929 vuelve a brillar en todo su esplendor. Y como un elemento más del valor simbólico y sentimental del lugar, lo primero que se hará tras el acto de inauguración será poner en funcionamiento el servicio de alquiler de barcas a remo y motor.

La recuperación de la plaza viene, además, unida a su integración en el Parque de María Luisa. Las obras de restauración, que han sido promovidas por el Ayuntamiento, han terminado tras dos años de trabajo y una inversión de nueve millones de euros.

La vuelta del servicio de barcas tras casi 20 años es uno de los grandes acontecimientos de la recuperación de la Plaza de España. Un paseo de media hora en barca con capacidad para cuatro personas costará cinco euros. El regreso de las embarcaciones devuelve el aspecto clásico a un lugar cuya esencia tradicional defiende el Ayuntamiento. "Recuperaremos una imagen de la Sevilla clásica", resume Rey de forma taxativa.

La rehabilitación de la Plaza de España ha tenido como objetivo reafirmarse en la concepción con la que fue creada por el arquitecto Aníbal González (Sevilla, 1876-1929). Es decir, el estilo regionalista que combina elementos mudéjares, góticos y renacentistas. "Hemos querido recuperar el espíritu y la grandeza que la Plaza de España tuvo desde el principio. A lo largo de 80 años por varias razones -técnicas, de materiales, vandalismo...- se había llegado a una situación nada apropiada para los sevillanos y los visitantes. Queríamos, por tanto, recuperar ese espíritu que todos teníamos dentro", recalca el delegado de Urbanismo.

La muerte de Aníbal González tiñó de luto la arquitectura sevillana. El mismo año de su fallecimiento se celebró la Exposición Iberoamericana, el acontecimiento en el que dejó su impronta. Aníbal González simboliza el cambio urbanístico que experimentó la ciudad a raíz de la Exposición Iberoamericana.

Dentro de esa apuesta por la tradición y la resurrección de la Sevilla clásica de 1929, el proyecto municipal ha incidido en el deseo de Aníbal González de integrar la Plaza de España y el Parque de María Luisa en un gran espacio. El deseo del arquitecto se hace hoy realidad al fundir ambos lugares a través de la peatonalización de la avenida de Isabel la Católica. Precisamente, en esta avenida se levantará un monumento a Aníbal González en los próximos días.

La restauración de la plaza incluye la recuperación de las 20 farolas cerámicas, que siguen el modelo original concebido por Aníbal González, a partir de fotografías y dibujos de la época. Los ceramistas han reproducido, así, el diseño de unas farolas que vuelven a salpicar la balaustrada frontal, que también ha sido recuperada. Un total de 220 metros de balaustrada cerámica vuelven, pues, a brillar con intensidad. Además, se han recuperado 22 bancos de la plaza, 16 farolas de fundición original y los detalles cerámicos del pavimento perimetral. También se han restaurado 270 metros de la balaustrada de mármol.

La peatonalización de la avenida de Isabel la Católica ha llevado aparejada la demolición del vallado del Parque de María Luisa en su fachada a la Plaza de España. También se ha suprimido la valla que cierra la plaza y se han colocado dos cancelas a la altura de las torres Norte y Sur.

Los árboles que estaban en buenas condiciones se han mantenido y se ha ajardinado la mediana a partir de fotos, postales y grabados de la época de Aníbal González. El suelo se ha adoquinado al compás del diseño original del enclave.Sevilla recupera uno de sus espacios fundamentales y honra la memoria de Aníbal González, creador de una parte significativa de su belleza.

Varias personas observaban ayer los bancos de la Plaza de España de Sevilla tras su rehabilitación.
Varias personas observaban ayer los bancos de la Plaza de España de Sevilla tras su rehabilitación.ALEJANDRO RUESGA

Un proyecto que recupera la belleza del pasado

- Dos años de duración. Las obras de restauración de la Plaza de España, que han sido promovidas por el Ayuntamiento de Sevilla, han concluido tras dos años de trabajo.

- Inversión. La rehabilitación del lugar ha requerido una inversión de nueve millones de euros.

- Servicio de alquiler de barcas. La vuelta del servicio de alquiler de barcas es uno de los atractivos de la rehabilitación. Un paseo de media hora en barca con capacidad para cuatro personas costará cinco euros.

- Estilo regionalista. El proyecto municipal ha tenido como objetivo principal recuperar el espíritu con el que fue creada la plaza por Aníbal González. Es decir, recrear el estilo regionalista con su fusión de elementos mudéjares, góticos y renacentistas.

- Balaustrada cerámica. Los 220 metros de balaustrada cerámica vuelven a brillar con la intensidad de su origen.

- Peatonalización La peatonalización de la avenida de Isabel la Católica ha servido para integrar la plaza con el Parque de María Luisa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS