Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE de Cádiz advierte del riesgo electoral de la candidata de Jerez

Las listas ponen en primer plano las diferencias con la ejecutiva andaluza

Los socialistas andaluces suelen presumir de ser un partido donde las decisiones se debaten y discuten mucho, pero una vez acordadas van todos a una. La ejecutiva del PSOE andaluz y la comisión regional de listas aprobaron ayer por unanimidad la propuesta de candidatos municipales en 28 de los 29 municipios de más de 50.000 habitantes (en Motril todavía no han encontrado a nadie). Hoy recibirán el bautismo electoral de manos de los líderes federal y regional socialistas, José Luis Rodríguez Zapatero y José Antonio Griñán, en un acto en Sevilla que será rompedor.

Lo que no es nada normal en el PSOE andaluz es que los candidatos salgan con informes negativos de sus direcciones provinciales. Es el caso de Jerez (Cádiz), cuya alcaldesa y candidata a la reelección, Pilar Sánchez, ha sido la única que no ha logrado el unánime apoyo de su agrupación local, de la que es además secretaria general.

La mayoría de Cádiz se ha roto y el 'número dos' se enfrenta a Cabaña

La ejecutiva provincial de Cádiz adjuntó ayer un informe a la comisión de listas muy negativo sobre Sánchez, en el que advierte del "riesgo electoral" para el PSOE por su candidatura. Este documento fue presentado por el secretario general de Cádiz, Francisco González Cabaña, en una reunión de la ejecutiva provincial celebrada el pasado lunes. El informe contó con el apoyo mayoritario de la dirección (33 votos a favor, cinco en contra y dos abstenciones). Tres argumentos daba Cabaña para oponerse a Sánchez: su implicación en varios casos judiciales, los conflictos sociales y políticos en Jerez y los pronósticos de las encuestas, donde la mayoría absoluta que la alcaldesa sacó en 2007 se habría esfumado y se vaticina un mal resultado para los socialistas en la quinta ciudad andaluza.

La ejecutiva regional quitó ayer trascendencia a este informe pese a que da una extraordinaria munición al PP. "Es un acto de responsabilidad", dijo la secretaria de Organización, Susana Díaz, que las direcciones den su opinión. Aunque la ejecutiva de Cabaña mostró su rechazo a Sánchez tampoco presentó un candidato alternativo.

Al episodio de Jerez hay que unir el ocurrido en Algeciras, donde el alcalde ha dimitido al no tener el apoyo de la agrupación local. Al ex regidor Tomás Herrera se le ha buscado un nuevo acomodo: dimitió un lunes y el martes se le nombró subdelegado del Gobierno en el Campo de Gibraltar.

Pero los conflictos de Jerez y Algeciras -en las que las posiciones de la ejecutiva de Griñán y la de Cádiz han sido distintas- lo que han hecho es poner en primer plano que hay algo que está chirriando entre la agrupación de Cádiz y la dirección andaluza, una situación que colea desde el congreso en el que se eligió a Griñán secretario general y donde Cabaña rechazó la secretaría de Política Institucional.

Desde entonces, la mayoría de Cádiz se ha quebrado, fruto, en parte, de la orfandad generada por la marcha de los gaditanos Manuel Chaves y Luis Pizarro de la dirección regional. Hay un hecho muy llamativo como es que el secretario de Organización de Cádiz, Juan Cornejo, esté enfrentado a su secretario general. Los críticos, entre los que se encuentra el ex consejero José Luis Blanco, aseguran que en Cádiz no se ha aceptado el cambio en la dirección del PSOE de Griñán por Chaves y aseguran que hay un atrincheramiento ante un posible descalabro electoral de Griñán en 2012.

En la ejecutiva provincial la visión es muy distinta. Se acusa a los críticos de hacer una lectura de "perdedores y ganadores" y hay una "sensación" de que hay una estrategia de "acoso" de la dirección andaluza, que esta niega. No obstante, en San Vicente no pasó desapercibida la ausencia de diputados de Cádiz en la reunión de una interparlamentaria celebrada en Málaga (alegan que estaban en un acto con el ministro Alfredo Pérez Rubalcaba en la provincia) o que Cabaña no interviniera en el último comité director. Tampoco el de Almería. Parecen anécdotas, pero hay quien las está apuntando e interpretando como muestras de rechazo a Griñán.

Los peseólogos del PSOE solo ven por ahora crujidos propios del tremendo cambio político que han vivido al que deben acomodarse. Pero en ese partido los conflictos suelen comenzar así, con un tonto traspié.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 2010