Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crimen familiar teñido de humo

Un hombre ingresa en prisión acusado de matar a su padre y a su hermana al incendiar su casa en Medina Sidonia

Si te portas mal, te llevamos a la casa de los Chicorrocos. Muchos niños de Medina Sidonia (Cádiz) siempre han tenido miedo a esa vivienda junto al castillo por las amenazas paternas. Le ha rodeado una leyenda negra que parecía adelantarse a la verdadera tragedia. Este fin de semana fue el escenario de un crimen. La Guardia Civil sospecha que Juan Brea, alias Chicorroco, quemó la vivienda con el objetivo de matar a su padre y a su hermana, quienes finalmente fallecieron por intoxicación de humo. Ayer ingresó en prisión tras pasar a disposición judicial. Es el final de la familia Brea, conocida como los Chicorrocos, que ha incrementado la sensación de maldición de esa casa.

Pasaban las cuatro de la tarde del pasado domingo cuando los gritos de Juan alertaron a los vecinos de la zona. Según relataba, su hermana, de 49 años, había prendido fuego a la casa que compartía con él y con su padre, de 71. La vivienda, en lo alto del pueblo, es de propiedad municipal pero era ocupada repetidamente por esta familia. Tras una breve ausencia, habían regresado a ella el pasado mes de agosto. No gozaban de buena fama en el pueblo, sobre todo, Juan, camarero de profesión, y que contaba con numerosos antecedentes policiales por su participación en varias reyertas.

Cuando llegaron los bomberos, descubrieron los cuerpos del padre, Juan Brea, y de su hija, María Josefa. No se habían quemado. Se habían ahogado por el humo. La casa estaba totalmente cerrada. El fuego se había iniciado en un rincón del salón. Afectó a un sofá pero las llamas no llegaron a propagarse. Eso sí, el humo negro inundó todas las estancias. Padre e hija estaban en estancias separadas, sin signos de quemaduras ni otras señales de violencia. Los agentes de la Guardia Civil que acudieron a la casa enseguida pensaron que el fuego había sido intencionado y sospecharon desde un primer momento de Juan pero no fue hasta llegada casi la noche, después de la visita de la juez de guardia, cuando fue conducido a los calabozos. Allí pasó la noche y ayer ingresó en prisión por orden judicial.

Los Chicorrocos habían sufrido anteriores tragedias. La madre había muerto hace unos años en una residencia de ancianos de la localidad. Otro hijo había sufrido en esa casa un fulminante infarto. Ayer esa vivienda junto al castillo permanecía abandonada y con restos negros del incendio, tras ser visitada por especialistas en la investigación de fuegos venidos de Sevilla. Sus datos serán fundamentales para mantener la acusación contra el detenido. Los agentes y algunos vecinos insistían ayer en hablar de la casa de los horrores, de la leyenda de los Chicorrocos. El alcalde, Francisco Carrera, se negaba a hablar de fantasmas. "Todos los vecinos están conmocionados porque una cosa así no es habitual en ningún sitio. Peno no hay que hablar de casa de los horrores, esto es una desgracia familiar". Ayer en Medina era día de luto oficial.

La vivienda está en terrenos municipales pero desde hace muchos años estaba habitada por la familia Brea. La hija, ahora fallecida, vivía en Motril (Granada), donde su padre también pasó algún tiempo. Ambos habían regresado a Medina después de que ella se separara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 2010