Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ MANUEL OTERO | Presidente del grupo Puentes y Calzadas

"Hay quien prefiere hacer obras ganando menos"

José Manuel Otero (Soutelo de Montes, Forcarei, 1950) sellará en tres meses la compra de la compañía extremeña Joca, que convertirá a su constructora, Puentes y Calzadas, en la primera con sede en Galicia . Esta, dice, es la crisis más dura que ha vivido.

Pregunta. ¿Quería ser ingeniero de Caminos?

Respuesta. Soy un ingeniero aeronáutico frustrado, me hubiese encantado diseñar aviones. Pero en aquel tiempo te decían que los aeronáuticos sólo servían para hacer lavadoras.

P. ¿Cómo es esta crisis?

R. La peor que hemos vivido.

P. ¿Les han recortado obras desde el Ministerio de Fomento?

R. En ese recorte hay dos partes. La primera tiene que ver con obras rescindidas. Tuvimos suerte y no nos vimos afectados. La parte de la reordenación de las anualidades nos ha tocado bastante más, porque hay muchas obras que se van a tener que retrasar.

"Fomento no nos rescindió obras, pero sí aplazará algunos pagos"

"Hacer un hospital es como cualquier otro proyecto de ingeniería"

"Dábamos por descontado que Agustín Hernández sería imparcial"

"La ampliación de Rande es viable completada con una carretera"

P. ¿Cuáles?

R. En Galicia, ninguna. Afecta a tres en Asturias, Tarragona y Sevilla.

P. Con la crisis llega el anuncio de que crearán una constructora mayor con la operación con la extremeña Joca.

R. Tenemos un acuerdo para constituir un grupo manteniendo la identidad de los otros dos por separado, con sedes sociales en Galicia y Extremadura.

P. Allí el anuncio ha sentado mal.

R. No tengo datos sobre eso. Nos hemos unido para crear un grupo mucho más fuerte. Cuando se hace una unión, un matrimonio, siempre hay algo que pactar y alguien tiene algo que ceder.

P. ¿Dónde van a crecer fuera de España?

R. Nos vamos a centrar en varias zonas: América del Sur, Centroeuropa y norte de África, fundamentalmente en Libia.

P. Una UTE en la que participan se ha presentado a la adjudicación del Hospital de Vigo. ¿Qué piensa de las fórmulas de colaboración público-privadas en materia sanitaria?

R. Estamos ilusionados con el proyecto. Sobre otras consideraciones no me voy a meter. Desde el punto de vista de la ingeniería, la afrontamos como cualquier otra obra.

P. ¿Qué pasa con la división inmobiliaria?

R. No vamos a apostar por el tema inmobiliario ni a medio ni a largo plazo, nuestra división es muy pequeña. Lo que no quiere decir que en el extranjero no vayamos a crecer. En Brasil hay 50 millones de personas que están buscando casa.

P. ¿Cómo está la adjudicación de la autovía da Costa da Morte?

R. Bien, gracias.

P. Pero se montó un pequeño follón, ustedes presentan una reclamación...

R. Nosotros no, sino Iridium, nuestro socio en la UTE, con nuestra autorización. El caso es que, de acuerdo con el pliego de condiciones, todos los que se presentan tienen derecho a revisar la documentación del resto de los candidatos. En el momento en que estamos haciendo esa revisión, otro de los licitadores envía un burofax anunciando que declaraba confidencial una parte de su documentación. Creemos que eso no puede ser. Estimamos que, si una vez presentadas las ofertas se pueden aportar burofaxes o cartas cambiando el espíritu del pliego... Si los demás tienen derecho a corregir su oferta, también nosotros deberíamos tenerlo.

P. La oferta de Iridium y Puentes era de 794 millones contra 979 de FCC. ¿En qué se basan esas diferencias de precio?

R. Es una mezcla de muchos factores: de si tienes equipos disponibles o no, de si necesitas cartera y aprietas tus márgenes más que el contrario... Hay gente que prefiere hacer la obra ganando mucho menos dinero, y pasa en todos los ámbitos. Es una cuestión de equipos, conocimientos y riesgos.

P. ¿Cree que la dimisión de la directora general de Infraestructuras tiene que ver con esto?

R. No lo juzgamos.

P. Pero tiene relación con el proceso...

R. No lo creo, pero en todo caso no lo juzgamos.

P. Si se anuncia un nuevo concurso, ¿se presentarán?

R. Depende. Tenemos que ver cómo se resuelve; si se cambia el pliego, qué posibilidades tenemos con el nuevo... Lo que no vamos es a perder el tiempo.

P. Supongo que no hay ninguna duda de la imparcialidad del conselleiro Agustín Hernández [que trabajó para Puentes y Calzadas entre 2006 y 2008].

R. Lo dábamos por descontado. Que Puentes resultase perjudicada por haberle dado trabajo a un gran profesional de la ingeniería de caminos sería absolutamente demencial. Lo mismo ocurriría en sentido contrario, que él se sienta coartado por haber trabajado en Puentes. Es obvio que todos somos serios, responsables e inteligentes.

P. ¿Reanudarán el puente de Noia?

R. Hay dos problemas concretos en los que intervienen el Ministerio de Medio Ambiente y Portos de Galicia, dependiente de la Xunta. Están tratando de resolverlos a la vez. Por mis noticias el tema está encarrilado.

P. ¿Qué opina sobre la ampliación del puente Rande según el nuevo planteamiento?

R. El anterior era inviable técnicamente. El nuevo sí es viable. Entre O Morrazo y Vigo se ha generado un gran volumen de tráfico. Es imprescindible su ampliación, independientemente que Vigo siempre necesitará otra salida además de la Autopista del Atlántico, que debería ser la autovía Peinador-Pontevedra.

P. ¿Cómo ve su empresa dentro de diez años?

R. ¡Diez años! Eso es el infinito. Le puedo decir que dentro de tres años la veo con otra cara. Ahora el 95% de nuestra facturación está en España. Dentro de tres años, si hemos sobrevivido, el 50% de nuestra producción tiene que estar en el extranjero. Si se consolida la fusión con Joca deberíamos facturar 750 millones de euros.

P. ¿Saldrán a Bolsa?

R. Si lo hacemos, sería a un segundo mercado. Los expertos hablan de que para eso hay que facturar 1.000 millones.

P. ¿Qué es lo más difícil que ha hecho Puentes y Calzadas?

R. Lo más difícil es crecer, que te den dinero los bancos, conseguir obras [risas]. Técnicamente, lo más complejo que hemos abordado es el puente sobre el Ulla para el AVE que está en construcción. Me impresiona porque requiere de una precisión milimétrica. El día que se acabe, lo celebraré a pie de obra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de septiembre de 2010