Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEC exige al Gobierno y al Consell que ejecuten obras pendientes

La Confederación de Empresarios de Castellón (CEC) exigirá al Gobierno central y a la Generalitat la ejecución de las infraestructuras pendientes en esa provincia "para conseguir la reactivación de la economía provincial y la creación de puestos de trabajo". Así lo manifestó ayer en un comunicado la CEC, después de que la junta directiva de la entidad, reunida el lunes, adoptase ese acuerdo.

El presidente de la organización empresarial, José Roca, aseguró que "con esta decisión los empresarios castellonenses quieren expresar el malestar por la paralización de los compromisos anunciados por el Ministerio de Fomento, y el impacto negativo que esta resolución tendrá para la economía castellonense". La CEC reivindica la ejecución de las obras como la línea de alta velocidad Valencia-Castellón y su conexión con Tarragona, el corredor Mediterráneo de mercancías por ferrocarril, y la construcción de la variante de la N-340 entre Castellón y Oropesa y entre Peñíscola y Vinaròs.

La organización también considera prioritario que se termine la autovía A-7 entre el aeropuerto de Castellón y el límite de la provincia de Tarragona, la conexión ferroviaria por el sur al puerto de Castellón, o la mejora de la N-232 o la autovía A-68 entre Santander y Vinaròs. Los empresarios solicitan al Ministerio de Fomento que se retomen las inversiones en obra pública y se busquen nuevas fórmulas de financiación para evitar la paralización de obras como el AVE, ya que "algunos de los tramos ya se encontraban en avanzado estado de tramitación, o incluso adjudicados".

Roca afirmó que las infraestructuras son inversiones "rentables y generadoras de empleo", y que facilitan "un retorno de las inversiones muy a corto plazo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de septiembre de 2010