Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Font de Mora: "Las palabras sindicato y catastrófico van indisolublemente unidas"

"Las palabras sindicato y catastrófico van indisolublemente unidas". El consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, incrementó ayer la presión sobre las centrales sindicales en el sector de la enseñanza, que son las que más han puesto en jaque la política del consejero. Antes del verano, ya anunció que iba a reducir en 54 el número de delegados sindicales liberados en su consejería, siguiendo la corriente más conservadora de los neocon. Font de Mora no está sólo en este pulso con los sindicatos. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, le secunda y ya ha anunciado que piensa controlar de forma más rigurosa el tiempo que los miembros del comité de empresa, delegados sindicales y delegados de salud laboral dedican a la representación de los trabajadores. La idea de la presidenta madrileña es reducir estas horas para disminuir las contrataciones eventuales que se realizan para cubrir sus turnos, lo que supondría un ahorro de decenas de millones, según el gobierno de Madrid.

El encono de Font de Mora con los sindicatos viene de la confrontación que mantienen desde el final del curso pasado por los recortes de profesores de apoyo y refuerzo, de técnicos de FP y también como respuesta directa a la apreciación de los sindicatos docentes del "catastrófico proceso de adjudicación telemático de plazas docentes", que obligó el jueves a paralizar el proceso en las tres provincias.

El consejero descalificó a los sindicatos durante el acto de la firma de un convenio con los rectores de las universidades valencianas para extender el sistema de software libre Lliurex. En ese mismo instante, representantes de los sindicatos de la enseñanza pública -UGT, STEPV, CC OO, ANPE y CSIF- se manifestaban ante la consejería por "la no aplicación de los acuerdos de plantilla" negociados en 2001 y publicados en 2007 y en agosto de 2010.

Durante la concentración, los secretarios generales y los portavoces de las federaciones de enseñanza fueron recibidos por la directora general de FP, Auxiliadora Hernández, y el director general de Ordenación y Centros Docentes, Rafael Carbonell, con quienes reafirmaron sus discrepancias sobre la "interpretación restrictiva" que la consejería hace de los acuerdos firmados.

Los sindicatos recriminaron a la Administración que "estando ante el mayor Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de una Administración autonómica, que afecta a entre 1.200 y 1.500 profesores a los que no se les va a renovar su contratación este curso, no se haya convocado a las organizaciones sindicales del sector docente para su negociación". Y exigieron a la Administración que cumpla con "sus obligaciones" y "respete los acuerdos que firma".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de septiembre de 2010