Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Alain Corneau, gran maestro del cine negro francés

Recibió siete Cesar por la película 'Todas las mañanas del mundo'

Apasionado de la cultura americana, del jazz, y gran maestro del cine negro francés, el cineasta Alain Corneau murió ayer a causa de un cáncer, a los 67 años. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha rendido homenaje a un "muy grande cineasta, vencido él también (...) por la enfermedad", tras recordar la desaparición en julio del actor Bernard Giraudeau en las mismas circunstancias.

Corneau nació el 7 de agosto de 1943, en el Loiret. Desde pequeño convive con los soldados estadounidenses de la base cercana a Orleans y de ahí nacerá su pasión por Estados Unidos. De padres músicos, prueba primero suerte con la música y llega a ser el batería del grupo 76 Army Band, antes de iniciar sus estudios de cine en el Instituto de Altos Estudios Cinematográficos.

En 1970, es becario en la película de Costa Gavras La confesión, en la que conoce al actor Yves Montand. Le dirige seis años más tarde en el filme Policía Python 357, inspirado en la estadounidense Dirty Harry. Tras esa película, Montand dijo de él que estaba convencido de que sería "uno de los grandes, de los muy grandes". Aunque tuvo que esperar a 1979 para dar el primer impulso a su carrera con Série noire, protagonizada por Marie Trintignant y Patrick Dewaere.

En la década de los ochenta se consolida como uno de los grandes. Así, en 1984 dirige la que fue entonces la película más cara de Francia, Fort Saganne, en la que cuenta con actores de la talla de Gerard Depardieu, Catherine Deneuve y Philippe Noiret.

Aunque la consagración le llega en 1992 con Todas las mañanas del mundo, interpretada también por Gerard Depardieu, que comparte reparto con su hijo Guillaume. Recibió siete premios César, el Oscar francés, incluido el galardón a mejor película.

En los años siguientes, Corneau alternó comedias y otras películas con grandes presupuestos, antes de volver a un cine más personal, con cintas como Stupeur et Tremblements (2003), adaptación de la novela del mismo título de Amélie Nothomb y Les Mots Bleus (2005).

El cineasta recibió en 2004 el Premio René-Clair por toda su carrera. En 2010 recibe el galardón Henri-Langlois, esta vez por el conjunto de su obra, tanto como cineasta, productor, guionista y en alguna ocasión actor. Uno de sus últimos proyectos ha sido Le Deuxième Souffle, se remonta al año 2007, una última película de cine negro, adaptada de un libro de José Giovanni, en la que reúne a Daniel Auteuil y Mónica Bellucci, entre otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 2010