Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hija de Dorado Luque muere sin encontrar a su padre

Carmen Dorado, la hija de Luis Dorado Luque, el diputado socialista fusilado en Córdoba a finales de julio de 1936, ha muerto sin poder cumplir su mayor deseo: recuperar los restos de su padre. "Hoy [por el viernes] a la 7.45 ha fallecido tranquila y en paz mi madre sin alcanzar justicia. Nosotros sus hijos y nietos no vamos a desfallecer en la búsqueda de la justicia", escribió su hijo Antonio Gutiérrez para comunicar el fallecimiento.

Carmen Dorado fue enterrada ayer en el cementerio de San Gabriel, en Málaga. Antonio Gutiérrez Dorado sigue luchando para que el Ayuntamiento de Córdoba dé permiso para abrir la fosa común del cementerio de La Salud, donde se supone que está el cadáver de su abuelo y pueda dársele una sepultura definitiva. Hasta ahora no se ha movido ni un palmo de terreno del camposanto.

El Ayuntamiento de Córdoba ha venido alegando falta de claridad en la Ley de Memoria Histórica sobre el protocolo a seguir para la apertura del enterramiento masivo. Además, en el Consistorio se temen las complicaciones que se pueden encontrar. En la fosa podría haber cadáveres de personas no represaliadas y, sobre la misma, enterramientos particulares posteriores a la contienda civil. Aparte de las trabas técnicas y burocráticas, Antonio Gutiérrez ve una falta clara de voluntad política por parte de Izquierda Unida y del PSOE. "Rosa Aguilar [anterior alcaldesa de Córdoba] simplemente no quiso hacer nada. Y desde que está el nuevo alcalde nadie se ha puesto en contacto con nosotros", dijo ayer.

"Mi madre se ha ido con el dolor de no haberse visto consolada ni arropada por el PSOE, el partido al que ella siempre defendió", se quejó Gutiérrez. "Es paradójico que el Ayuntamiento de Córdoba, gobernado por Izquierda Unida y el PSOE, no haya hecho nada para hacer justicia con los fusilados y un Consistorio, como el de Málaga, gobernado por el PP, haya dado todas las facilidades para abrir la fosa de su cementerio", continuó.

La familia Dorado ha agotado todas las vías, tanto administrativas como judiciales, para intentar abrir la fosa. En 2009, Carmen Dorado y su hijo presentaron, como último recurso, denuncia ante el Tribunal de Estrasburgo para que dictaminase. Ahora, Antonio Gutiérrez se queda solo en su lucha para dar con los restos de su abuelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de agosto de 2010