Reportaje:Empresas & sectores

Amper mira al exterior

El grupo apuesta por la seguridad y la defensa para recuperar el crecimiento

Amper, una empresa que ha sabido reinventarse varias veces a lo largo de su historia, ha venido diseñando en los últimos trimestres una nueva hoja de ruta con la que espera competir más ventajosamente en la nueva etapa tras la crisis. Su presidente, Jaime Espinosa de los Monteros, lo define "no tanto como un cambio de estrategia, sino por la necesidad de marcar nuevas prioridades". La compañía, muy centrada aún en el mercado nacional (68% de su facturación) y en telecomunicaciones (66%), tiene la intención de ampliar su negocio internacional y su posicionamiento en las áreas de defensa y seguridad a partir de 2011, especialmente en áreas como protección de fronteras, gestión de emergencias y comunicaciones seguras, mando y control e integración de redes, en Latinoamérica, Europa del Este, Oriente Próximo y Norteamérica.

El nuevo consejero delegado presentará su plan estratégico tras el verano "Pese a la crisis, hemos mantenido la apuesta en I+D", dice su presidente
"Pese a la crisis, hemos mantenido la apuesta en I+D", dice su presidente

Para lograrlo, Amper, presente en 15 países y contemplando nuevas oportunidades en más de 20, ha puesto en marcha varias decisiones estratégicas de primer nivel, como su alianza con el estadounidense Chertoff Group en noviembre de 2009 y la compra de eLandia en julio de este año. El refuerzo de las estructuras comerciales de una de las vías de crecimiento previstas, defensa y seguridad, "así como las alianzas firmadas están permitiendo maximizar los esfuerzos de expansión", según su presidente. Mientras la unidad de defensa, prosigue, "sigue trabajando para extender sus soluciones de sistemas de mando y control a otros mercados internacionales aprovechando la experiencia adquirida en el Ejército suizo con el proyecto FIS-HE, la de defensa y seguridad empieza a recoger frutos del esfuerzo comercial hecho". Esta división logró el año pasado contratos para la instalación de sus sistemas de comunicaciones y gestión de emergencias en Francia, México, Argentina y Chile.

La compañía ha tratado además de incrementar sus niveles de eficiencia con un programa de recorte de gastos, sin reducir su apuesta por lo que consideran el eslabón básico de su futuro: la inversión en I+D. "Pese a la crisis", subraya Espinosa, "hemos mantenido la apuesta por el I+D con el de mantener ventajas competitivas duraderas, con unas inversiones de 12,65 millones de euros".

Aun cuando estos cambios han sido iniciados por el anterior consejero delegado, Manuel Márquez Dorsch, la nueva hoja de ruta será puesta en marcha por un nuevo CEO, Alfredo Redondo, anterior consejero delegado de Alcatel y nombrado para el puesto de Amper en julio. Se espera que el nuevo primer ejecutivo, que presentará su propio plan estratégico tras el verano, además de hacer realidad -y convertir en cifra de negocio- los numerosos proyectos de crecimiento en marcha, le dé un nuevo aire a la empresa en lo tocante a su capacidad de generar beneficios. Esto sin olvidar la necesidad de que Amper recupere la confianza de los inversores, poco predispuestos hacia el título. Tanto que no reaccionaron a dos noticias tan importantes como el acuerdo con Chertoff o la compra de eLandia.

Espinosa de los Monteros explica, sin embargo, que "la compra e integración de eLandia en

Mediadata, nuestra filial en Brasil, encaja con nuestra estrategia de crecer en tamaño y ampliar nuestra presencia internacional". La nueva compañía será líder de integración de redes y sistemas en Latinoamérica y facturará unos 360 millones de dólares en 2011. "Gracias a la adquisición", dice Espinosa, "Amper amplía su actual presencia en Brasil a otros 13 países de Latinoamérica, con acceso a una cartera de más de 3.000 clientes, 16 grandes operadoras de telecomunicaciones".

Hay también muchas esperanzas puestas en la alianza con Chertoff Group, firma liderada por Michael Chertoff, ex secretario de Seguridad Nacional de EE UU. "Nos está ayudando a establecer asociaciones con empresas estadounidenses líderes y participar en programas de seguridad en EE UU y otros países", apunta el presidente. Amper espera lograr contratos por valor de 200 millones de dólares en los próximos tres años a partir de esta alianza.

Pese a las buenas perspectivas en marcha, los inversores parecen esperar datos más concretos. De hecho, el valor, que se situó en el entorno de los 12 euros a principios de 2008, se hallaba el pasado miércoles en los 4,3 euros. Su comportamiento en los dos últimos años ha sido bastante inferior al del propio Ibex. Algo que puede deberse también, sin duda, al hecho de que la empresa se haya visto especialmente golpeada por la crisis. Su facturación cayó un 20,6% entre 2008 y 2009 y, lo que es peor, sigue cayendo: este semestre ha bajado un 6,5%. Además de que su ratio de beneficios de los últimos años, en torno al 4%, no resulta muy estimulante. En Amper consideran que las mejoras de eficiencia logradas en los dos últimos años permitirán elevar estas ratios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 22 de agosto de 2010.

Lo más visto en...

Top 50