Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PRESIDENTE SE BURLA DE LA CONDENA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Camps: "Somos el Gobierno más transparente de España y Europa"

La oposición lamenta la falta de altura política del jefe del Ejecutivo valenciano

"Somos el Gobierno más transparente de España y de toda Europa". Esa fue la respuesta, ácida y cortante, del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, a la sentencia del Tribunal Constitucional, conocida el jueves, que obliga a que en las Corts se dé transparencia a la gestión de la Generalitat en temas como la contratación del Gobierno autonómico con las empresas de la trama Gürtel. Camps ha protagonizado sucesivas negativas a facilitar cualquier tipo de información sobre ese y otros muchos asuntos, a pesar de las peticiones realizadas por los grupos de la oposición, el PSPV y Compromís. Ambos grupos han recurrido en amparo al alto tribunal debido a la constante opacidad del Ejecutivo de Camps, que utiliza la mayoría del PP en la Cámara para vetar iniciativas.

El presidente, imputado por un supuesto delito de cohecho pasivo impropio, por haber recibido regalos de empresas de la trama dirigida por Francisco Correa que contrataron más de ocho millones de euros con la Generalitat, se ha resistido a que la oposición controlara parlamentariamente cómo se adjudicaron esos contratos, para qué servicios, en qué condiciones, a qué precio. Preguntado ayer sobre si el inicio del curso parlamentario supondrá que los diputados podrán, en cumplimiento de la sentencia del Constitucional, acceder a la información que les fue vetada, el presidente afirmó que "lo que haga la Cámara, es a ella a la que corresponde".

Camps se expresó así en el jardín del Centro de Protección y Estudio del Medio Natural de El Saler, donde se reunió con sus tres vicepresidentes (Vicente Rambla, Gerardo Camps y Juan Cotino) para analizar temas de actualidad política. Ropa informal, aparente complicidad, ningún detalle sobre la estrategia que se propone seguir quien se ha autoproclamado candidato a las próximas elecciones autonómicas al borde de sentarse en el banquillo ante un jurado popular en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

Negó incluso la realidad que en las últimas semanas se ha ido desvelando en algunos casos como límite y dramática: la falta de pago de suministros esenciales como los de la luz y el teléfono. "Gerardo [refiriéndose al vicepresidente económico] ha dado buena cuenta esta semana de que no existe ningún impago. Somos un Gobierno solvente". Tanto, que será capaz, según dijo el presidente Camps, de "dar el mismo servicio al menor coste", y aseguró, "sin subir los impuestos". Además, anunció 500 millones para formación y empleo, continuar la inversión en sectores productivos y 400 millones en un plan concesional para el reciclaje de agua.

Carmen Ninet, diputada socialista, se preguntó ayer: "¿Qué necesitan en el PP para convencerse de la insostenibilidad democrática de Camps y su Gobierno? ¿Cuántos tribunales tienen que pronunciarse y sobre cuántos de sus dirigentes para que María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy dejen de sostener a un Gobierno que arruina día a día el futuro de la Comunidad Valenciana?". Ninet manifestó su "perplejidad" porque "Rajoy opta por dejar que el cadáver político de Camps continúe su particular descomposición sin pensar en las graves consecuencias de su cobardía política para los ciudadanos que han de soportar cada día el desgobierno y la vergüenza de ver a Camps protagonizando cada semana una nueva sentencia judicial".

Precisamente, Camps se atrevió ayer a asegurar que "probablemente el próximo día 27, a la cena que se celebra cada año como inicio de curso político, y que esta vez es en Teulada, acuda alguien de la dirección nacional", aunque no precisó si el propio presidente, Mariano Rajoy, la secretaria general, Dolores de Cospedal, a la que agradeció "la confianza". Por la tarde, fuentes del PP informaron de que acudirá Esteban González Pons, "para explicitar el respaldo de la dirección nacional al presidente Camps".

El portavoz de Compromís, Enric Morera, también expresó su decepción ante las declaraciones de Camps en contestación a la sentencia del Tribunal Constitucional. "Demuestran que el presidente ha perdido el norte y también los papeles o que ahora el Constitucional ya no es tan bueno como hace unas semanas porque ha dejado claro que el PP en el País Valenciano ejerce el Gobierno desde posturas antidemocráticas y poco respetuosas con la pluralidad y la diversidad, además de ocultar información a la oposición para que pueda fiscalizar la acción de gobierno", afirmó. Y añadió: "Camps pasará a la historia como el presidente que más daño le ha hecho a la democracia por su talante autoritario y por sus ansias de intentar apartar de la vida pública a cualquier representante del pueblo que no piense como él".

Por su parte, Marga Sanz, portavoz de Esquerra Unida, afirmó sobre las palabras del presidente: "Camps vuelve a delirar o a burlarse de todos nosotros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de agosto de 2010