Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Puerto de Vigo impulsa otros tres rellenos de 95.000 metros cuadrados

La Autoridad Portuaria emprende los proyectos pese a carecer de plan de usos

Con los jueces pisándole los talones al relleno del Areal y con el puerto de Marín en cuarentena judicial, la Autoridad Portuaria de Vigo se ha embarcado en un nuevo proyecto para darle otro bocado a la ría. En realidad, tres proyectos muy próximos entre sí, y que suman una superficie total de 94.350 metros cuadrados. La mayor parte corresponden a ampliaciones de un muelle aceptado como paradigma del crecimiento descontrolado del puerto vigués, el de Bouzas, donde se proyectan tres ampliaciones en dos fases con una superficie ganada al mar de 72.000 metros cuadrados.

Como suele ser habitual en el largo mandato como director de la Autoridad Portuaria de Luis Lara, considerado por los colectivos de defensa de la ría el brazo ejecutor de los distintos presidentes de la entidad, el proyecto se ha lanzado en pleno mes de agosto. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó en su edición del pasado día 4 el anuncio del concurso para elaborar el estudio de impacto ambiental de los tres rellenos, en lo que supone el primer paso de la tramitación administrativa de las obras. El Puerto vigués intentará con ese trabajo eludir la necesaria Declaración de Impacto Ambiental por parte del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

El BOE publicó la semana pasada la contratación del estudio ambiental

La ausencia de plan de espacios provocó la ilegalización de Marín en el Supremo

Defensa da Ría anuncia que presentará una denuncia judicial

Las actuaciones en obras o en trámite llegan a 185.000 metros cuadrados

Los dos rellenos de Bouzas, en una plataforma que supera ya el millón de metros cuadrados, se convertirán en nuevas plataformas para la carga y descarga de vehículos. Se trata de prolongaciones de las ya existentes, hasta acercarse a muy pocos metros de otro muelle objeto de ampliación, el del Berbés, destinado al sector de la pesca industrial. La parte frontal de este relleno es en la actualidad una escollera, de forma que no pueden atracar buques. La Autoridad Portuaria quiere convertirla en muelle para ganar línea de atraque, y para ello propone una prolongación de 30 metros de ancho por 745 de largo, lo que permitirá de paso ganar 22.350 metros cuadrados de superficie en una zona repleta de naves industriales. La Autoridad Portuaria ingresa un canon anual de las empresas instaladas en sus dominios por las concesiones industriales.

Como consecuencia de estas actuaciones, el espacio entre las plataformas de Bouzas y el Berbés se estrechará hasta dejar un pequeño canal de entrada al llamado muelle de Coia, donde están instalados muchos de los astilleros de Vigo. Por ahí viene una de las principales quejas de los colectivos de defensa de la ría, que alertan de que las ampliaciones van a cercenar el movimiento de aguas y convertir el dique de Coia "en una cloaca".

La Plataforma pola Defensa da Ría ha adelantado su oposición al proyecto y anunciado su intención de emprender acciones legales contra los planes de la Autoridad Portuaria. Las nuevas ampliaciones se acometen sin que esté aprobado el preceptivo Plan de Utilización de Espacios Portuarios. La ausencia de esta planificación previa fue uno de los argumentos que llevaron al Tribunal Supremo, en octubre de 2009, a declarar ilegal la actuación de Placeres, en el Puerto de Marín, que con más de 300.000 metros cuadrados forma el mayor relleno de Galicia después del vigués de Bouzas. Transcurridos 17 años desde la entrada en vigor de la Ley de Puertos, el de Vigo carece del denominado plan de usos. La sentencia de Marín precisa que un Plan Especial, como el que sustenta en Vigo los rellenos ejecutados y en proyecto, "resulta inadecuado para legitimar" ampliaciones sobre la lámina de agua.

La actuación de Marín, ilegalizada con una sentencia firme que obliga además a restituir la situación anterior a los rellenos, no es la única con serios problemas judiciales. En Vigo, la presidenta de la Autoridad Portuaria, Corina Porro, y el director, Luis Lara, están procesados por presunta prevaricación en el juzgado de instrucción número 6 de la ciudad por las obras de ampliación del muelle del Areal, paralizadas cautelarmente el 7 de enero y reanudadas en mayo. También en este caso la ausencia del plan de usos del puerto es una de las causas que motivan las acusaciones contra Porro y Lara. El relleno del Areal pretende ganar 90.000 metros cuadrados al mar en las proximidades del puerto deportivo, en el centro de la ciudad. Para ello se plantearon dos fases, la primera, de 49.200 metros cuadrados, ya en obras. El proyecto se inició sin estudio de impacto ambiental y utilizó los escombros de los túneles del AVE como material de relleno.

Con todas estas actuaciones en marcha, los planes de expansión del Puerto pretenden ganar al mar casi 185.000 metros cuadrados, sólo en Bouzas, Berbés y Areal. La batalla judicial está garantizada, ya que las asociaciones que forman parte de la Plataforma pola Defensa da Ría de Vigo celebrarán esta semana una reunión en la que propondrán con casi total seguridad la presentación de un recurso judicial. "No hay plan de usos ni plan especial que pueda amparar los nuevos proyectos", denunció ayer Eloy Piñeiro, de Defensa da Ría, que considera las nuevas ampliaciones "más dañinas que las del Areal". Vecinos y ecologistas acusan a Porro y Lara de intentar eludir la resistencia al sacar el proyecto en agosto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de agosto de 2010