Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro incidente en Cofrentes pone en alerta a los ecologistas

El anuncio que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) hizo la noche del lunes relativo a una reducción de potencia de la central nuclear de Cofrentes (Valencia) superior al 20% debido a "la parada de una de las cuatro bombas de agua de circulación" volvió a poner en alerta ayer a las organizaciones ecologistas y antinucleares, que reclamaron de nuevo medidas de control de una instalación que consideran peligrosa.

Según el CSN, la parada provocó una pérdida del vacío del condensador, un incidente que fue comunicado por el titular de la central nuclear "siguiendo el procedimiento reglamentario". "La planta ha reaccionado según el diseño establecido y el titular están analizando los motivos por los que se ha producido esta situación", informó el CSN. El organismo nuclear añadió que el suceso no supuso riesgo para los trabajadores, la población o el medio ambiente y fue clasificado como nivel 0 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES).

Pero esta comunicación del CSN no tranquilizó a la plataforma Tanquem Cofrents, que ayer calificó de "problema importante" la avería que la central nuclear valenciana sufrió el lunes y que implicó una pérdida de potencia superior al 20%, según el organismo nuclear, y de cerca del 50% según los responsables de esta organización. En un comunicado, Tanquem Cofrents lamenta que se haya producido "una nueva avería que se une al largo listado de las que ya ha padecido la central" y destaca que "haya supuesto un problema importante porque afecta a la extracción del calor de la vasija del reactor, que es el mecanismo primario de control de la central".

Demasiados problemas

Por su parte, Alfonso Puncel, responsable de medio ambiente de Iniciativa del Poble Valencià, criticó que "de nuevo un problema en la central nuclear obliga a parar la actividad y ya son demasiados para permitir la ampliación de su periodo de vida activa". "Es un problema serio y reiterado y el hecho de que haya pasado varias veces, se hayan hecho cambios y haya vuelto a pasar, supone que es una situación de riesgo inaceptable y en absoluto casual, sino ocasionada por las propias condiciones de la central", añadió Puncel.

Mientras, el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Ricardo Peralta, aseguró que el incidente registrado en Cofrentes "no reviste peligro para nadie", con lo quiso "transmitir tranquilidad" a los ciudadanos. "No ha sido nada", remarcó Peralta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de agosto de 2010