Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Betis pide otra hazaña a su héroe

Una juez deja la mayoría de las acciones del club bajo el control de Gordillo y dos expertos

"Voy a hacer mi trabajo de la mejor manera posible. Le pido al beticismo paciencia porque nos queda un tiempo de sufrimiento y, por el momento, mi función será básicamente de vigilancia. Queremos que exista una total claridad en el Betis". Con estas palabras, Rafael Gordillo ofrecía ayer su primera reflexión pública después de que la titular del Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, le nombrara interventor judicial del paquete mayoritario de acciones del Betis.

El ex futbolista gestionará junto al abogado Juan Manuel González Porrúa y el auditor de cuentas Luis Carlos Ruiz de Huidobro el 52% de las acciones del club pertenecientes a Farusa, la misma mayoría que sirvió a Manuel Ruiz de Lopera para controlar la entidad verdiblanca desde 1992 hasta el pasado mes de julio, cuando se las vendió por 18 millones de euros a la sociedad Bitton Sport.

Los gestores judiciales quieren convocar una junta de accionistas antes de tres meses

La designación del ex futbolista fue recibida con mucha alegría por los aficionados

Precisamente con esta transacción se comenzó a fraguar la llegada del paquete mayoritario a manos del emblemático futbolista y los dos expertos. El 16 de julio, a los pocos días de que Ruiz de Lopera y Luis Oliver firmaran la venta, tanto ésta como los derechos políticos de las participaciones fueron anulados por la juez Alaya, que investiga a Ruiz de Lopera por un presunto delito societario y de apropiación indebida. Una decisión que han recurrido ante la Audiencia de Sevilla tanto la fiscalía como la defensa del ex presidente verdiblanco, algo que, inevitablemente y hasta que se pronuncie el tribunal sobre el recurso, penderá sobre el nombramiento de los administradores judiciales.

"A partir de este momento, vamos a solicitar todo tipo de información al consejo de administración, con el objetivo de que en el Betis reine la transparencia", recalcó ayer Gordillo. "La juez nos ha insistido para que pidamos al consejo la celebración de una junta extraordinaria de accionistas. Espero que los señores del consejo atiendan esta petición y en menos de tres meses se celebre", aclaraba el ex futbolista. La junta de accionistas es la única que puede cambiar la actual composición del consejo de administración, pero precisamente este organismo de gobierno societario tiene la llave para convocarla. En la junta de accionistas, los administradores judiciales pueden hacer a su antojo gracias a a mayoría, pero en el consejo, aunque obtuvieran un asiento, tan solo serían un voto entre ocho.

"No voy a ser consejero. Trabajaré desde fuera", destacaba Gordillo, quien ante la posibilidad de que el actual consejo vuelva a negar la celebración de una junta extraordinaria, tal y como ocurrió en la reunión del pasado 29 de julio, indicaba: "Entonces la juez tomará cartas en el asunto y los consejeros tendrían que atenerse a distintas responsabilidades penales y judiciales, tal y como indica el propio auto. Espero, no obstante, que el consejo, que seguirá funcionando con libertad, acepte nuestra petición sin necesidad de que intervenga la juez".

El auto de designación de los administradores les asigna un abanico de facultades que incluyen "el derecho a voto en Juntas Generales, impugnación de acuerdos sociales, ejercicio del derecho a la información general, elección de miembros del consejo de administración, participación en su caso en dicho órgano social de conformidad con la cifra de capital social que representan e impugnación de los acuerdos del citado consejo", informa Efe. En el auto también se establece que los administradores deberán rendirle cuentas mensualmente a la juez.

La idea de la todavía cúpula del Betis, expresada ayer en un comunicado en su página web, es la de mantener una reunión con los nuevos administradores judiciales. El presidente José León podría proponerle a Gordillo su entrada en el consejo por cooptación, algo a lo que el ex jugador se negará. En el organismo de dirección del Betis se ha producido una dimisión, la del consejero José María Blanco, y esa vacante será ofrecida a Gordillo.

Los tres administradores tienen previsto exponer hoy ante la prensa su proyecto. Desde la tarde de ayer trabajan ya para que el consejo del Betis solicite la celebración de una junta extraordinaria de accionistas, la verdadera llave para el cambio.

Mientras todo esto ocurre, el nombramiento de Gordillo ha sido muy bien acogido por todas las plataformas opositoras que denunciaron a Lopera. Del mismo modo, la afición del Betis ha recibido como un soplo de aire fresco la llegada del ex futbolista, quien representa como pocos lo mejor del equipo andaluz. Si la juez quería asegurarse un capitán de consenso para intentar salvar la tormenta, ha acertado de pleno. Solo una voz se ha levantado en contra de este nombramiento: la del ex máximo accionista Manuel Ruiz de Lopera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de agosto de 2010