Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una bienvenida sin estridencias

Marbella retira un cartel que agradecía la visita a la familia de Barack Obama

La pancarta colocada por dos empresas en Marbella para dar la bienvenida a la familia Obama y que dio la vuelta al mundo a lomos de numerosos medios de comunicación se ha guardado en el armario horas antes de la esperada visita. El Ayuntamiento solicitó ayer la retirada sin mayor explicación. Posiblemente, detrás de la solicitud están las voces que en toda España han tildado ésta y otras iniciativas de "catetada" y "horterada".

"En EE UU esto es lo más normal del mundo", defendía un portavoz de la empresa responsable de la pancarta. Y es que en la Costa del Sol todos quieren que la familia Obama se sienta como en casa y que la huella que deje su paso por la zona se traduzca en reconocimiento, fama y, por qué no, dinero. La batalla por un poco de atención de Michelle Obama y su hija Sasha está, pues, servida.

José Antonio Mena, el alcalde de Benahavís, municipio en el que se sitúa el hotel Villa Padierna donde se alojará la familia, dejó caer ayer que el hotel está preparando un cumpleaños para esta noche. Y precisamente hoy el presidente estadounidense, Barack Obama, cumple 49 años. "Pues vaya cumpleaños si falta el cumpleañe-ro", sostiene el dueño del hotel, Ricardo Arranz, para así seguir alimentando la creencia de que el mandatario también podría aparecer por Marbella. Algo que la Casa Blanca, sin embargo, ya ha desmentido.

Venga o no, las horas previas a la llegada, que está prevista a media mañana de hoy, han sido un no parar. En el acceso al recinto del hotel los obreros se afanaban ayer por dar los últimos retoques. Una farola por aquí, un arbusto por allá. Todo tiene que estar perfecto sobre el asfalto que, como el resto de atrezo, también huele a nuevo.

Y mientras la Costa del Sol va tomando forma de fortín con el dispositivo de seguridad de policía, guardia civil y el Servicio Secreto estadounidense, los alcaldes de la zona, especialmente la de Marbella, Ángeles Muñoz, y el de Estepona, David Valadez, discuten sobre a quién corresponde el mérito de la visita. El socialista Valadez ya ha anunciado que hará "todo lo posible por sonar internacionalmente" estos días y ha acusado a su homóloga marbellí de "colgarse las medallas". Lo que no ha tardado en negar la popular Muñoz que, eso sí, recuerda la importancia de Marbella como marca reconocida.

Localismos aparte, lo cierto es que es todo un misterio el porqué eligieron los Obama pasar unos días en la Costa del Sol. Según el alcalde de Benahavís, fue el jefe de protocolo de la Casa Blanca, que lleva años jugando al golf en la zona, quien recomendó la visita a la familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de agosto de 2010