Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Wu Guanzhong, pionero de la pintura moderna china

Donó parte de su obra, muy cotizada, a museos populares

El pasado 25 de junio, a las 23.57, tres minutos antes de la hora mágica de la medianoche, falleció en Pekín Wu Guanzhong, uno de los padres de la pintura moderna en China. Tenía 90 años.

Wu fusionó la técnica de la tinta china con los métodos occidentales, en especial en sus óleos en blanco y negro, lo que le granjeó un lugar prominente entre los pintores de su generación y le situaría como modelo de inspiración para muchos artistas de su país. En 1992, cuando tenía 73 años, se convirtió en el primer pintor chino vivo en mostrar sus cuadros en el londinense Museo Británico.

Wu Guanzhong nació en 1919 en Yixing (provincia costera de Jiangsu). Cuando todavía era un adolescente, entró en una escuela técnica en la provincia vecina de Zhejiang, donde luego ingresaría en la Academia Nacional de Artes de Hangzhou.

Fue enviado a trabajar al campo y solo se le permitía pintar los festivos

En 1947, cinco años después de graduarse, viajó a París, donde, como otros de sus contemporáneos, profundizó en el estudio de la pintura occidental, que ya había comenzado en China.

No se quedó en Europa mucho tiempo. Eran años turbulentos en su país, y, en 1950, a diferencia de otros artistas chinos, volvió a Pekín, donde el año anterior Mao Zedong había fundado la República Popular China tras derrotar en la guerra civil a los nacionalistas de Chiang Kai-shek. En la capital, dio clases en la Academia Central de Bellas Artes y en la Universidad Qinghua.

Motivos chinos -entre ellos gente, edificios, plantas, animales, así como muchos paisajes- protagonizaron sus obras, deudoras del impresionismo europeo de principios del siglo XX.

Como otros intelectuales de su época, fue perseguido durante la Revolución Cultural (1966-1976), el movimiento de terror y violencia lanzado por Mao para refrescar el espíritu revolucionario y purgar a sus rivales políticos. En 1972 fue enviado a trabajar al campo y solo se le permitió pintar los días de fiesta.

Tras el fin de la Revolución Cultural, Wu regresó a los pinceles, y dos años después, a la edad de 59, celebró su primera exposición individual. Dos de sus cuadros más conocidos son El pueblo de Lu Xun y el paisaje Las Tres Gargantas. Lu Xun (1881-1936) es uno de los principales escritores chinos del siglo XX.

Las obras de Wu Guanzhong están actualmente muy cotizadas en el mercado internacional. Las ventas en subastas públicas alcanzaron 31,7 millones de dólares el año pasado, según la agencia china Xinhua. Uno de sus óleos fue adjudicado el mes pasado en Pekín por 8,4 millones de dólares.

Horas antes de fallecer, donó cinco tintas chinas al Museo de Arte de Hong Kong, donde existe una amplia colección suya. "A pesar de los elevados precios, el querido deseo de mi padre es permitir a más gente disfrutar de su obra. Así que ha insistido en donar sus mejores trabajos a museos públicos,en lugar de venderlos", dijo Wu Keyu, hijo del pintor, poco antes de morir este. En 2008, cedió más de un centenar de óleos y tintas chinas, valorados en 53 millones de dólares, al Museo de Arte de Singapur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de agosto de 2010