Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caixa Galicia contiene la reducción de sus ganancias

Caixa Galicia ha logrado frenar la caída de sus beneficios en el primer semestre del año, lo que se ha traducido en un resultado antes de impuestos de 58,58 millones de euros, con un descenso de un 16,8% sobre las ganancias obtenidas en la primera mitad del año pasado. La entidad que dirige José Luis Méndez realizó además provisiones voluntarias por importe de 52 millones.

Estos beneficios son en parte debidos a la generación de plusvalías de la caja, que se incrementaron un 19% hasta alcanzar los 143,5 millones de euros. A los resultados contribuyó también la venta, en febrero, del 45% de la sociedad Investimentos Ibéricos. La operación implicó la enajenación de la participación indirecta del 4,5% que Caixa Galicia mantenía en el grupo energético portugués Galp.

Caixa Galicia aseguró que mantiene una estrategia "de máxima prudencia" ajustada a las características de la economía. En parte por ello su solvencia, señala la caja, se incrementó en un 6,4% y mantuvo el superávit de recursos propios por encima de los 1.000 millones de euros. La entidad dirigida por Méndez destacó además que mantiene una holgada posición de liquidez global que se sitúa en los 7.122 millones de euros. A lo largo de ese mismo período la morosidad se redujo en 47 puntos básicos.

Resultados del Pastor

El Banco Pastor presentó ayer resultados en línea con la caída del beneficio de la banca en esta primera mitad del año, pero destacando que reactiva la concesión de créditos, contiene su morosidad y destina otros 99 millones de euros a dotaciones, hasta alcanzar los 837 millones. La entidad presidida por José María Arias logró un beneficio neto atribuido de 61,5 millones de euros entre enero y junio de este año, un 25% menos que el en mismo período del 2009. En lo relativo a la morosidad, el índice de junio se situó por debajo de la media del sector, en el 5,04%, unos 40 puntos más que el año pasado.

La solvencia del Pastor, aspecto analizado la semana pasada en los test de estrés de los supervisores bancarios europeos, ha mejorado sus resultados. En concreto el ratio que mide el capital básico en función de su disponibilidad para hacer frente a sus deudas por operaciones, que queda en un 8,31%. "Mejoramos así en 43 y en 90 puntos básicos, respectivamente, los de junio de 2009", declaró la entidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de julio de 2010